sábado, 24 de febrero de 2018

LISTA DE MISIONEROS ASESINADOS DESDE EL AÑO 2003 AL 2018


Lista de misioneros asesinados en el año 2003

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – Según los datos que posee la Agencia Fides, en el año 2003 han perdido la vida de modo violento 29 personas, entre Arzobispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos, Como siempre, en los últimos años, el computo no se refiere solo a los misioneros ad gentes en sentido estricto, sino a todo el personal eclesiástico asesinado de modo violento o que ha sacrificado la propia vida consciente del riesgo que corría, antes de abandonar su compromiso de testimonio y de apostolado: son los “mártires de la caridad” según la expresión tan querida de Juan Pablo II. Algunos de estos “mártires” fueron encontrados horas o días después de su muerte, a veces masacrados con otras personas que se encontraban ocasionalmente con ellos o que habían buscado refugio en las parroquias o colaboraban en el trabajo pastoral; con frecuencia han sido victimas – al menos aparentemente – de agresiones, robos y rapiñas realizadas en contextos sociales de particular violencia y pobreza.
En el Ángelus del 26 de diciembre, fiesta del Protomártir Esteban, el Santo Padre Juan Pablo II invitó a rezar por las comunidades cristianas y en particular, por los fieles que sufren a causa de la fe con estas palabras: “en el clima festivo de la navidad, celebramos hoy la fiesta de San Esteban, uno de los primeros diáconos de la Iglesia. Llamado también “Protomártir” porque es el primer discípulo de Cristo que derramó la sangre por El... La Iglesia llama al día del martirio el dies natalis. La muerte del mártir es, de hecho, un nacimiento al Cielo, por la fuerza de la muerte y resurrección de Cristo. He aquí porque es tan significativo la celebración del primer mártir al día siguiente de navidad: ese Jesús que nació en Belén, dio la vida por nosotros para que también nosotros , renacido “de lo alto” por la fe y el Bautismo, estemos dispuestos a sacrificar la nuestra por amor a los hermanos. Deseo hoy recordar de modo especial a las comunidades cristianas que sufren persecución y a todos los fieles que sufren por la fe. El Señor les de la fuerza de la perseverancia y la capacidad de amar incluso a los que les hacen sufrir”.
No por casualidad, tres días después de la Navidad, la liturgia recuerda a los “Sancti comes Christi”, aquellos que han derramado su sangre por Cristo: San Esteban, protomártir (26 de diciembre), San Juan Apóstol y evangelistas (27 de diciembre) y los Santos Inocentes (28 de diciembre). Para recordar la perpetua actualidad de esta unión entre el “Dios hecho hombre” que ofrece la vida por la humanidad dándonos ejemplo para que también nosotros entreguemos la nuestra por los hermanos, basta citar la muerte del misionero Claretiano el P. Antón Prost, asesinado en Camerún justo después de haber participado en la Misa del Gallo y la muerte en Somalia de la voluntaria Antonnella Tonelli, la tarde del mismo día en que eran elevados a la gloria de los altares los grandes misioneros Comboni, Janssen y Freinademetz. Ese mismo domingo fue también asesinado en El Salvador Don William De Jesús Ortez, y el joven sacristán Jaime Noel Quintanilla.
Respecto a los lugares donde se han registrado el mayor número de víctimas figura en primer lugar el continente africano, en particular Uganda, ensangrentada por los rebeldes del Ejercito de Liberación del Señor (LRA) que combaten contra el gobierno constituido y la República Democrática del Congo, teatro desde hace años de los enfrentamientos entre diversos grupos de guerrilla y el ejercito de tres países en una lucha sin fin por el control de los recursos naturales. En este contexto adquiere particular relieve el asesinato del Arzobispo Michael Courtney, Nuncio Apostólico en Burundi, otro país comprometido en la reconciliación nacional de la que el Nuncio era un partidario en unión con el Episcopado local. Se trata del primer asesinato de un Representante Pontificio.
Después de África destaca en número de mártires de la Iglesia, Colombia, donde también este años han sido asesinados 5 sacerdotes y una laica. En un comunicado del 7 de noviembre del 2003, después del asesinato del P. Saulo Carreño Hernández y del P. Henry Humberto López Cruz, el Episcopado colombiano recuerda las “victimas de la violencia y de la intolerancia que afligen tan duramente al pueblo colombiano...Estos dos sacerdotes se una a la larga lista de hombres y mujeres que han sido vilmente asesinados... La Iglesia, que ha pagado el elevado precio de tantos sacerdotes asesinados en los últimos tres años, continua pidiendo la reconciliación y el perdón como condiciones para establecer una paz duradera y estable”.

Lista de misioneros asesinados en el año 2004

Thursday, 30 December 2004
Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - Según los datos en posesión de la Agencia Fides, en el año 2004 han perdido la vida de modo violento 17 personas entre sacerdotes, religiosas y laicos. Como siempre últimamente, el número no se refiere solo a misioneros ad gentes en sentido estricto, sino a todo el personal eclesiástico asesinado de modo violento o que ha sacrificado la vida consciente del peligro que corría, por no faltar al propio compromiso de testimonio y apostolado. Algunos de estos "mártires" han sido encontrados horas o días después de la muerte, a menudo han sido víctimas - al menos en apariencia - de agresiones, atracos y robos perpetrados en contextos sociales de particular violencia y pobreza.
Respecto a los lugares donde se han registrado el mayor número de víctimas en primer lugar se encuentra África: Burkina Faso, Uganda, Burundi, Sudáfrica, Kenia, Chad han visto correr la sangre de 4 sacerdotes, un religioso y una religiosa. Encontrados muertos en su vivienda, probablemente por maleantes en busca de dinero, o eliminados deliberadamente, con ferocidad sanguinaria.
El continente americano ha visto la muerta violenta de cuatro sacerdotes. Tres de ellos, en México y Guatemala, trabajaban en contextos de particular deterioro humano y social. Él último, asesinado en Chile, es un misionero italiano que había pasado toda su vida en esa nación hasta llegar incluso a tomar la nacionalidad de ese país. Fue asesinado en la catedral, justo al acabar de celebrar la Misa por un joven perteneciente a una secta.
El continente asiático parece vivir de modo particular las tensiones de los fundamentalistas: son 3 los jóvenes católicos pakistaníes golpeados y heridos hasta la muerte con falsas acusaciones o con el objetivo de hacerles abjurar de su fe y en India un sacerdote fue encontrado muerto, después de haber recibido amenazas de hacer proselitismo solo porque había visitado a familias hindúes, dónde era bien acogido.
No podemos olvidar la larga lista de católicos asesinados en Irak (ver Fides del 16/10/2004) o tantos "testigos desconocidos de la fe" en todos los rincones del planeta, de los que quizá nunca tendremos noticia. La Agencia Fides está por tanto agradecida a todos aquellos que quieran señalar cualquier actualización o corrección al Martirologio de este año o de años anteriores.

Lista de los misioneros asesinados en el año 2005

Friday, 30 December 2005
Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - Como es costumbre, al final del año la Agencia Fides publica la lista de los agentes pastorales que han perdido la vida de modo violento durante el 2005. Según las informaciones que poseemos, este año han muerto 26 personas entre Obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos, casi el doble respecto al 2004. Como es ya costumbre en los últimos años, el elenco no se refiere sólo a los misioneros ad gentes en sentido estricto, sino que incluye todo el personal eclesiástico asesinado de modo violento o que ha arriesgado su vida consciente del riesgo que corría, antes que abandonar su misión de testimonio y apostolado. Algunos de ellos fueron encontrados horas o días después de la muerte, a menudo víctimas - al menos en apariencia - de agresiones, atracos y robos perpetrados en contextos sociales de particular violencia, degradación humana y pobreza, que intentaban aliviar con su presencia y su obra.

Sin entrar lo más mínimo en el juicio que la Iglesia realiza sobre ellos, los proponemos como siempre al recuerdo y sufragio de todos, por su generosa contribución al crecimiento de la Iglesia en todas las partes del mundo, al servicio de la promoción humana y de la evangelización.

Lista de misioneros asesinados en el año 2006

Saturday, 30 December 2006
Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - Como es usual al final del año la Agencia Fides publica la lista de los agentes pastorales que han perdido la vida de modo violento en el curso del 2006. Según las informaciones en nuestra posesión, este año han muerto 24 sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos, uno menos respecto al año anterior. Como es normal en los últimos tiempos, el elenco de Fides no se refiere sólo a los misioneros ad gentes en sentido estricto, sino a todo el personal eclesiástico que ha muerto de modo violento o que ha sacrificado su vida conscientes del riesgo que corrían, antes que abandonar su compromiso de testimonio y apostolado. Los cuerpos de algunos de ellos fueron encontrados horas o días después de su muerte, con frecuencia víctimas - al menos en apariencia - de agresiones, atracos y robos perpetrados en contextos sociales de particular violencia, deterioro humano y pobreza, que estos "artesanos de paz" buscaban aliviar con su presencia y su labor.
No usamos intencionalmente el término "mártires", para no entrar lo más mínimo en el juicio que eventualmente la Iglesia dará de ellos, y también por la escasez de noticias que, en la mayoría de los casos, se consigue recoger sobre su vida e incluso las circunstancias de su muerte. Los proponemos en todo caso al recuerdo y al sufragio de todos, precisamente para que no su sacrificio, bien conocido por Dios, no sea olvidado por los hombres, y por el tributo que han dado al crecimiento de la Iglesia en todas las partes del mundo, al servicio de la promoción humana y de la evangelización.
Como subrayó el Santo Padre Benedicto XVI recordando precisamente en la oración del ángelus del 24 de septiembre a una de estas misioneras asesinadas, Suor Leonella Sgorbati, muchos cristianos, "con humildad y en el silencio, gastan su vida al servicio de los otros por el Señor Jesús, trabajando concretamente como siervos del amor y por tanto "artesanos" de la paz. A algunos se les pide a veces el supremo testimonio de la sangre… No cabe duda de que seguir a Cristo es difícil, pero —como él dice— sólo quien pierde la vida por causa suya y del Evangelio, la salvará (cf. Mc 8, 35), dando pleno sentido a su existencia. No existe otro camino para ser discípulos suyos; no hay otro camino para testimoniar su amor y tender a la perfección evangélica”.
Respecto a los continentes donde se han registrado en el 2006 el mayor número de víctimas, figura en primer lugar África, que ha visto la muerta violenta de 9 sacerdotes, 1 religiosa y 1 voluntaria seglar. La nación con el mayor número de sacerdotes asesinados es Kenia, con 3 sacerdotes muertos violentamente, a la que sigue Nigeria, con 2 sacerdotes. La única religiosa asesinada en África es suor Leonella Sgorbati, Misionera de la Consolata, asesinada en Mogadiscio (Somalia), y la voluntaria seglar, de nacionalidad portuguesa, fue asesinada en Mozambique.
El segundo continente según el número de víctimas del 2006 es América, dónde han muerto 6 sacerdotes, 1 religiosa y 1 laico, Cooperador Salesiano. Brasil es la nación en que la Iglesia ha pagado un dúplice tributo de sangre. Entre las víctimas en este continente también se cuenta una religiosa estadounidense que trabajaba en la reintegración social de los ex detenidos, y precisamente fue asesinada por uno de ellos, y un laico, Cooperador Salesiano, matado en Guatemala, muy probablemente por no doblegarse a chantajes y corrupciones.
Asia ha estado bañada por la sangre de 2 sacerdotes, una religiosa y un laico. En India han muerto un sacerdote y un laico, y en Ambon, en las Molucas, teatro en los últimos años de sangrientos enfrentamientos y violencias, ha muerto una religiosa. A ellos se debe añadir el nombre de don Andrea Santoro, misionero Fidei donum en Turquía, asesinado en Trabznon mientras estaba rezando en su iglesia.
También Oceanía ha vertido su contribución de sangre a la causa del Evangelio con un religioso de los Hermanos de San Juan de Dios muerto en Port Moresby, en Papua Nuevo Guinea.
A esta lista provisional se debe añadir además la larga lista de tantos "milites desconocidos de la fe" de los cuales no tendremos nunca noticias, que sufren en todos los rincones del planeta y pagan con su vida su fe en Cristo. "Pienso también en aquellos católicos que mantienen su fidelidad a la Sede de Pedro sin ceder a compromisos, a veces incluso a precio de graves sufrimientos. Toda la Iglesia admira su ejemplo y pide para que tengan la fuerza de perseverar, sabiendo que sus sufrimientos son fuente de victoria, aunque de momento pueden parecer una fracaso" (Papa Benedicto XVI, Ángelus 26 de diciembre de 2006). (S.L) (Agencia Fides 30/12/2006)

LISTA DE ASESINADOS 2007

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – Como es ya costumbre al final del año la Agencia Fides publica la lista de los agentes pastorales que han perdido la vida de manera violenta durante el 2007. Según la información que poseemos, este año han sido asesinados 21 agentes entre sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas, tres menos que el año anterior y cuatro menos que en el 2005.
Como en años anteriores la lista de Fides no tiene en cuenta sólo a los misioneros ad gentes, en sentido estricto, sino a todos los agentes pastorales muertos de manera violenta y que han sacrificado su vida concientes del riesgo que corrían, dispuestos a no abandonar su compromiso y testimonio de caridad. “El compromiso social de la caridad no se debe separar nunca del anuncio valiente de la fe... la caridad y el anuncio van siempre juntos” nos recordaba el Papa Benedicto XVI refiriéndose a la figura de San Esteban (Audiencia general del 10 de enero de 2007).
Concientemente no usamos el término “mártir” pues no queremos adelantar en ningún modo el juicio que la Iglesia podría eventualmente dar sobre alguno de ellos, y también por las pocas noticias que, en la mayor parte de los casos, se ha logrado recoger sobre su vida e incluso sobre las circunstancias de su muerte. De todas formas los proponemos al recuerdo y a la oración de todos, precisamente para que el sacrificio de su vida no sea olvidado y porque cada uno de ellos, de manera distinta, ha dado su aporte al crecimiento de la Iglesia en las distintas partes del mundo.
Como recientemente ha recordado el Papa Benedicto XVI, “si amar a Cristo y a los hermanos no se considera algo accesorio y superficial, sino más bien la finalidad verdadera y última de toda nuestra vida, es necesario saber hacer opciones fundamentales, estar dispuestos a renuncias radicales, si es preciso hasta el martirio. Hoy, como ayer, la vida del cristiano exige valentía para ir contra corriente, para amar como Jesús, que llegó incluso al sacrificio de sí mismo en la cruz” (Visita pastoral a Velletri, 23 de septiembre de 2007).
Todos estos agentes pastorales sin duda habían realizado una opción radical: ser testigos del Amor de Dios en realidades con frecuencia dominadas por la violencia, el degrado, la pobreza material y espiritual así como la falta de respecto por la dignidad y los derechos del hombre. También este año los cuerpos sin vida de algunos de ellos han sido encontrados horas o días después de su muerte, víctimas —al menos en apariencia— de agresiones, asaltos y robos que afectan indiscriminadamente a toda la población donde brindaban su servicio pastoral y que cada vez con más frecuencia son motivo de denuncia por las Iglesias locales y las Conferencias Episcopales. Es el caso del misionero de noventa años p. Mario Bianco, muerto en Manizales (Colombia), como consecuencia de la agresión de unos asaltantes que buscaban dinero y objetos de valor. Se puede mencionar también al p. Fernando Sánchez Duran, párroco en Ciudad del México, conocido por su compromiso con jóvenes drogadictos que fue secuestrado y asesinado, y junto con él desaparecieron de la parroquia un automóvil, un televisor y un computador. El misionero p. Ricardo Junious fue encontrado dentro de la casa canónica atado de pies y  manos, muerto por estrangulamiento y con evidentes signos de tortura. Era muy apreciado por su compromiso misionero, por su celo pastoral y por su trabajo con los pobres, se había dedicado particularmente a contrastar el tráfico de drogas y la venta de bebidas alcohólicas entre los menores de edad.
Recordamos también al p. Allard Msheyene, de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada (OMI), sudafricano, asesinado mientras le robaban su automóvil. Los asaltos de este tipo son una verdadera plaga en Sudáfrica: más de 12 mil al año con un pico de 16 mil registrado en 1998. Otro ejemplo de altruismo y generosidad los encontramos en D. Nicholaspillai Packiyaranjith, coordinador del “Jesuit Refugee Service” en el distrito de Mannar (Sri Lanka), que fue asesinado por la explosión de una bomba colocada en la calle que el sacerdote recorría para llevar asistencia al campo de refugiados y al orfanato de Vidathalvu.
Cómo olvidar el testimonio de la única religiosa muerte violentamente en el 2007, Sor Anne Thole, que no fue asesinada por alguien sino que sacrificó su vida tratando de salvar la de los demás. Después de haber salvado a cinco enfermos de Sida de un incendio que estaba destruyendo el local donde se encontraban, sor Anne quiso regresar para salvar otros tres, pero el techo se vino abajo acabando con su vida. “Todavía podemos salvar a alguno más” fueron sus últimas palabras mientras se aventuraba entre las llamas.
Panorama por continentes
ASIA figura en primer lugar entre los continentes donde en el 2007 se ha registrado el mayor número de víctimas entre los agentes pastorales, bañada de sangre con 4 sacerdotes, 3 diáconos y un seminarista. Delante de la iglesia del Espíritu Santo en Mosul (Irak) fueron asesinados el párroco, p. Raghiid Ganni, y tres diáconos (Basman Yousef Daoud, Ghasan Bidawid y Wahid Hanna). El Santo Padre Benedicto XVI expresó su dolor al Obispo de Mosul de los Caldeos, Mons. Paulos Faraj Rahho, asegurándole Sus oraciones para que dicho sacrificio “inspire en los corazones de todos los hombres y mujeres de buena voluntad la decisión renovada de rechazar todos los caminos del odio y la violencia, para vencer el mal con el bien y cooperar en el despuntar del alba de la reconciliación, la justicia y la paz en Irak”.  En Filipinas han sido asesinados 2 sacerdotes (P. Fransiskus Madhu, misionero verbita, y el  P. Florante Rigonan, sacerdote diocesano) y un seminarista, asesinado durante un intento de robo mientras visitaba su casa durante las vacaciones. En Sri Lanka la explosión de una bomba mató a D. Nicholaspillai Packiyaranjith mientras prestaba ayuda a los refugiados.
En AMÉRICA han sido asesinados 6 sacerdotes y 1 religioso. México ha sido la nación donde la Iglesia ha pagado un triple tributo de sangre con tres sacerdotes asesinados: Don Humberto Macías Rosales, Padre Fernando Sánchez Durán y el misionero Padre Ricardo Junious. A los cuales hay que añadir 2 sacerdotes asesinados en Colombia (P. Mario Bianco, Misionero de la Consolata, y D. José Luis Camacho Cepeda), un sacerdotes Fidei donum asesinado en el Brasil (Don Wolfgang Hermann) y un religioso en Guatemala (Hermano Enrique Alberto Olando Merino). 
ÁFRICA ha sido testigo de la muerte violenta de 3 sacerdotes y 1 religiosa. La nación con el mayor número de víctimas es Sudáfrica, con 1 sacerdote y 1 monja: P. Allard Msheyene, misionero OMI, y Sor Anne Thole, fallecida en el incendio del local donde se atendían enfermos de Sida. También se cuentan víctimas en Kenya (p. Martin Addai, de los Misioneros de África) y en Ruanda (donde murió el congoleño d. Richard Bimeriki, víctima de una agresión en su tierra natal).
En EUROPA han sido asesinados dos sacerdotes, ambos en España: Don Salvador Hernández Seller, con una larga experiencia misionera en Ecuador, y D. Tomás Pérez. 

Una lista que nunca acaba
A este informe anualmente redactado por la Agencia Fides habría que añadir  la larga lista de los muchos “soldados desconocidos de la fe” de los que quizás nunca tengamos noticias y que en los rincones más lejanos de la tierra sufren y pagan con la vida su fe en Cristo. “Con frecuencia también en la actualidad nos llegan noticias de varias partes del mundo de misioneros, sacerdotes, obispos, religiosos, religiosos y fieles laicos perseguidos, encarcelados, torturados, privados de su libertad o impedidos de ejercitarla por ser discípulos de Cristo y apóstoles de su Evangelio; algunas veces se sufre y se muere también por la comunión con la Iglesia universal y la fidelidad al Papa” (Papa Benedicto XVI, Ángelus 26 de diciembre de 2007).
En este contexto, concluimos recordando tres acontecimientos emblemáticos que reflejan la situación y los riesgos que afrontan cotidianamente, casi siempre en silencio, cuantos trabajan en las fronteras de la evangelización. Padre Jim Brown y el laico Wenceslaus Vimalathas desaparecieron el 20 de agosto de 2006 de Jaffna, al norte de Sri Lanka, una de las zonas más afectadas por el conflicto entre las fuerzas del ejército regular y los rebeldes del  “Liberation Tigers of Tamil Eelam”. A pesar de los muchos llamados que se han realizado por su liberación aún no se sabe nada de ellos.
El segundo acontecimiento concierne al misionero Verbita Padre Ho Tran Bach, que el 9 de agosto de 2007 en Sydney (Australia) fue asaltado por un desconocido que entró al colegio durante la noche y lo acuchillo en la garganta. A pesar de la gravedad de las heridas el misionero sobrevivió, mientras algunas agencias de noticias lo dieron por muerto sin preocuparse por ratificar la noticia.
Finalmente el largo secuestro en Filipinas del misionero del PIME, p. Giancarlo Bossi que se concluyó con su liberación: “Pienso en los sacerdotes, en las religiosas y en los laicos misioneros que han caído en la trinchera del amor al servicio del Evangelio. Nos podría decir muchas cosas al respecto el padre Giancarlo Bossi, por el que oramos durante el tiempo de su secuestro en Filipinas, y hoy nos alegramos de que esté aquí con nosotros. A través de él quisiera saludar y dar las gracias a todos los que consagran su vida a Cristo en las fronteras de la evangelización. (Papa Benedicto XVI, Loreto, 1 de septiembre de 2007). (S.L.) (Agencia Fides 29/12/2007)
DATOS BIOGRÁFICOS Y CIRCUNSTANCIAS DE SU MUERTE
La Agencia Fides agradece a todos aquellos que puedan enviar actualizaciones o correcciones a esta lista o las de los años precedentes.

El misionero de la Consolada (IMC) p. Mario Bianco, italiano de noventa años, murió el 15 de febrero del 2007 en Manizales (Colombia) como consecuencia de una agresión el día 4 de febrero. Algunos vagabundos irrumpieron en los locales que en un tiempo alojaban el Seminario de la Consolada en la localidad de Manizales. En la estructura vivían p. Mario junto a otro misionero italiano y otras personas que se ocupaban de los servicios. Los seminaristas actualmente residen en otro lugar. Al anochecer del domingo 4 de febrero algunos vagabundos entraron en los locales, amarraron y golpearon a p. Mario y a una empleada, y agredieron también al otro sacerdote, que había regresado a la casa poco tiempo después. Durante algunas horas los intrusos buscaron dinero y objetos de valor, y finalmente escaparon con el automóvil de los misioneros, encontrado dos días después, llevando consigo objetos por un valor de algunos miles de euros. P. Mario fue internado en un hospital, apenas los bandidos escaparon, pero no obstante todos los cuidados murió de infarto el 15 de febrero. (Ver Agencia Fides 17/2/2007)

P. Martin Addai, 46 años, originario del Ghana, de los Misioneros de África (Padres Blancos), fue asesinado el sábado 10 de marzo del 2007 en Kenia, Nairobi. Estaba visitando a algunos amigos, cuando cerca al seminario, algunos bandidos lo detuvieron y le dispararon. Parece ser que murió en el instante. Su cuerpo fue botado al borde de la calle y sus agresores escaparon con su auto, encontrado el domingo por la noche. Los hermanos religiosos y los estudiantes del Seminario del cual P. Martin era Rector, al no verlo regresar el sábado por la noche se preocuparon, pues sabían que había ido a la fiesta de su comunidad. Solo en la tarde noche del domingo 11 de marzo se dio inicio a la búsqueda. P. Martín Addai nació en Adamsi, diócesis de Kumasi, en Ghana, el 12 de noviembre de 1960. Entrón en el noviciado de Kasama, Zambia, el 19 de septiembre de 1984, y fue ordenado sacerdote en 1990. Trabajó en Mozambique, diócesis de Chimoio. Desde 1993 a 1996 prosiguió sus estudios en Roma, para obtener la licencia en teología moral, y prosiguió con un año de espiritualidad en Canadá. De regreso en Mozambique, enseñó en el Seminario mayor de Maputo, antes de ser nombrado Rector del Filosofado de Ejisu, Ghana, hasta el 1004. Fue elegido miembro del Capítulo General del 2004 y enviado a Nairobi como Rector del Seminario de teología de los Misioneros de África. (Ver Agencia Fides 13/3/2007)

D. José Luis Camacho Cepeda, 54 años, peruano, fue asesinado a cuchilladas en la noche entre el 11 y el 12 de marzo del 2007 en su casa en Bogotá, Colombia. El sacerdote vivía hacía 20 años en Colombia. Al no notar su presencia en la parroquia para celebrar la Santa Misas por dos días consecutivos, el párroco de la Iglesia de San Carlos Borromeo en Bogotá inició a buscarlo y se dirigió a su casa. El sacerdote fue encontrado muerto en su departamento.

P. Fransiskus Madhu, 30 años, misionero verbita (SVD) original de Flores (Indonesia), fue asesinado el domingo 1 de abril del 2007, Domingo de Ramos, en el pueblo de Mabungtot, diócesis de Tabuk, al norte de Filipinas (isla de Luzón), mientras se dirigía a la capilla de la cual era párroco, para celebrar la Santa Misa vespertina. Algunos hombres se le acercaron y le dispararon usando armas de guerra. Tras ser golpeado por cinco proyectiles que hirieron los órganos vitales, el sacerdote falleció en el camino al hospital. Padre Madhu era misionero en aquella zona desde el 2005, y la gente local lo describía como alguien “gentil y atento, activo y de carácter puro”. (Ver Agencia Fides 3/4/2007)

Sor Anne Thole, 35 años, nacida en Suazilandia y crecida en Sudáfrica, de las Hermanas Franciscanas de la Sagrada Familia (conocidas como Nardini Sisters) murió la mañana del Domingo de Ramos, 1 de abril del 2007, mientras buscaba de poner a salvo a algunos enfermos de SIDA de un incendio que estaba destruyendo la estructura donde estaban internados, en la misión de Santa María en Ratschitz, a 30 kilómetros de Dundee (Sudáfrica). El techo de paja del edificio se incendió, tal vez a causa del cigarro encendido por uno de los enfermos, y de inmediato las flamas se encendieron. Los enfermeros pusieron a salvo a cinco de los ocho enfermos presentes en la estructura, y sor Anne regresó para rescatar a los otros tres, pero el techo cayó matándola junto a los tres enfermos. Sor Anne estaba prestando servicio en aquel hospital desde hace dos años, además era también la responsable del noviciado de su orden religioso.  (Ver Agencia Fides 4/4/2007)

D. Richard Bimeriki, congolés, de la parroquia de Jomba, en el norte de Kivu, República Democrática del Congo, murió en un hospital ruandés el 7 de abril del 2007, tras haber sido herido durante una agresión en su parroquia el día 12 de marzo. Según la reconstrucción de los hechos realizada por algunos testigos, los agresores, vestidos con uniformes militares, habían interrumpido en los locales parroquiales pidiendo de beber, y abrieron fuego contra el sacerdote.

Don Wolfgang Hermann (46 años), de la diócesis alemana de Trier (Treviri), fue asesinado en la tarde del 10 de abril del 2007 en Belén, en el norte de Brasil, por un joven que se introdujo en su casa, muy probablemente para realizar un robo. Don Herrmann nació en Bad Kreuznach (Alemania) y fue ordenado sacerdote en 1985 para la diócesis de Trier. En 1995 partió, como sacerdote Fidei donum, a la diócesis Parnaiba en Brasil. En el 2000 regresó a la diócesis de Trier, donde trabajó hasta septiembre del 2006 como Párroco en diversas parroquias antes de regresar al Brasil. (Ver Agencia Fides 12/4/2007)

Don Salvador Hernández Seller, español, 75 años, fue encontrado muerto a causa de los golpes recibidos en la cabeza el 11 de abril del 2007 en su casa en Murcia, España. Hombre de carácter alegre, generoso y pacífico, tolerante con todos, el sacerdote era originario de Cehegin. Ordenado sacerdote en 1959, en 1962 partió como misionero a Ecuador, en calidad de miembro de la Organización de Cooperación Sacerdotal Hispano Americana (OCSHA). Regresó a España después de 19 años, y se dedicó al ministerio de párroco y de capellán de los inmigrantes.

Don Humberto Macias Rosales, mexicano, 52 años, fue asesinado la noche del 1 de mayo del 2007 en Aguascalientes, México, en las cercanías de su casa con tres disparos por parte de un desconocido. Fue inmediatamente ayudado y transportado al hospital, pero falleció al poco tiempo. Era párroco de Nuestra Señora de la Luz y Aguascalientes, un sacerdote muy amado y apreciado por sus fieles y hermanos sacerdotes por su espíritu de servicio y el intenso trabajo de evangelización que desarrollaba.

Por la tarde del domingo 3 de junio del 2007, frente a la Iglesia del Santo Espíritu en Mosul, Irak, tras la celebración de la Santa Misa, fueron asesinados el párroco, Padre Raghiid Ganni y tres diáconos: Basman Yousef Daoud, Ghasan Bidawid y Wahid Hanna. Los cuatro estaban por entrar en el automóvil cuando un hombre se acercó y disparó asesinándolos. P. Ganni es el primer sacerdote católico asesinado en Irak. El Patriarca de Babilonia de los Caldeos, Mar Emmanuel III Delly y los Obispos del Sínodo Patriarcal, han afirmado mediante una nota difundida tras el trágico evento que: “Se trata de un crimen vergonzoso, que cualquier persona de conciencia rechaza. Aquellos que lo han cometido han realizado un acto horrible contra Dios y contra la humanidad, contra sus hermanos que eran ciudadanos fieles y pacíficos, además de ser hombres de religión que siempre ofrecieron sus oraciones y sus súplicas a Dios Todopoderoso para que trajese la paz, seguridad y estabilidad a todo Irak”. (Ver Agencia Fides 4/6/2007)

Justin Daniel Bataclan, 20 años, filipino, seminarista de la Sociedad San Pablo, fue asesinado la noche del 7 de junio del 2007 por un ladrón que entró en la casa de su familia, donde se encontraba de vacaciones, en Cubao, Quezon City (Metro Manila). Tras haber escuchado algunos ruidos, Justin se dirigió a la cocina para controlar, fue atacado por el ladrón y murió a consecuencia de las múltiples heridas recibidas. Al día siguiente, terminadas las vacaciones de verano, habría tenido que regresar al seminario paolino de Silang, donde habría comenzado el quinto año de formación. Justin demostraba una personalidad tranquila; era diligente, confiable, y muy aplicado en los estudios. Además, gracias a su gran habilidad con la computadora, era el responsable del sector informático del seminario. La fotografía era su pasión.

Hermano Enrique Alberto Olano Merino, salvadoreño, 29 años, de la Congregación de los Hermanos Maristas de las Escuelas (Pequeños Hermanos de María), fue asesinado en la noche entre el 9 y el 10 de junio en Ciudad de Guatemala, muy probablemente por criminales comunes. Mientras en efecto estaba regresando con algunos de sus hermanos en la residencia, el hermano Enrique fue agredido por dos hombres armados que trataban de robarle. Mientras tanto, otros dos hombres a bordo de un automóvil, se acercaron al grupo y abrieron fuego, asesinado al religioso. Desde hacía 7 años en Guatemala, el hermano Enrique era profesor en el colegio y estaba comprometido con la pastoral juvenil.

El cuerpo sin vida de D. Tomas Perez, 75 años, párroco de Villafranca de Córdoba (España), fue encontrado en su departamento con evidentes signos de violencia. La mañana del 16 de julio del 2007 una persona que habitualmente lo ayudaba para la limpieza doméstica se dirigió como siempre a la casa del sacerdote y lo encontró sin vida. La población local, de alrededor 4.000 habitantes, es muy tranquilla, y el sacerdote ejercitaba aquí su ministerio desde hacía más de 30 años. Un comunicado del Episcopado de Córdoba lo describe “de carácter abierto y confiable, una persona amada y conocida por la gente ante la que ejercitaba el ministerio sacerdotal”.

Padre Fernando Sánchez Duran, párroco de la parroquia de Santiago Tlaltepoxco, en la localidad de Tepeji del Río, al norte de la capital, Ciudad de México, fue secuestrado y asesinado el 22 de julio de 2007. Su hermano había denunciado algunas horas antes su desaparición, destacando que de la parroquia habían desaparecido un automóvil, un televisor y una computadora. Las fuerzas del orden encontraron el cadáver del sacerdote, muerto aparentemente por asfixia, tirado en un estaño. Los fieles consideraban al P. Fernando como un sacerdote ejemplar, particularmente conocido por su trabajo a favor de los jóvenes drogadictos de la región.

Padre Ricardo Junious, OMI, 70 años, originario de los Estados Unidos, fue encontrado el 29 de julio al interno de la casa canónica de la parroquia “Nuestra Señora de Guadalupe” en el barrio de San Rafael en Ciudad de México. Un hermano de comunidad de la víctima encontró en el dormitorio el cadáver del sacerdote volcado por tierra, con las manos y los pies atados, muerto por estrangulación y con evidentes signos de tortura. Muy apreciado por su compromiso misionero, por su celo pastoral y por su asistencia a los pobres, en los últimos tiempos el P. Ricardo trabajaba particularmente contra el tráfico de droga y la venta de alcohólicos a los menores de edad, que se realizaban cerca de la parroquia.

Padre Florante Rigonan, 48 años, filipino, párroco de San Isidro en Pinili (Provincia de Llocos Norte, al norte de Filipinas), fue agredido poco antes de la medianoche del 27 de agosto mientras regresaba a su casa luego de haber celebrado la Misa vespertina y cenado con algunos amigos. Alcanzado por numerosos proyectiles, murió en el instante. Según una reconstrucción de la policía, el sacerdote estaba subiendo a su furgón cuando recibió por la espalda la descarga de al menos nueve balas. El medio vehicular fue luego desvalijado completamente. El Padre Rigogan había entrado al seminario después de sus estudios de medicina, ordenado sacerdote en 1997, desde el 2000 era párroco en Pinili.

D. Nicholaspillai Packiyaranjith, sacerdote diocesano y coordinador del "Jesuit Refugee Service" en el distrito de Mannar (Sri Lanka), fue asesinado por la explosión de una bomba colocada en la calle que el sacerdote recorría para llevar asistencia al campo de refugiados y al orfanato de Vidathalvu. La explosión ocurrió en la Poonery Road, localidad de Kalvi’laan, la tarde del 26 de septiembre, y dejó impresionada a toda la comunidad católica local, que apreciaba mucho la incansable obra de P. Nicholas. Su Exc. Mons. Oswald Gomis, Arzobispo de Colombo, difundió un mensaje de pésame en el que afirma: “Estamos profundamente golpeados por la trágica muerte de P. Nicholas. Condenamos estos actos de violencia que inflijen dolor y luto a los civiles inocentes. Expresamos toda nuestra solidaridad con el Obispo de Mannar, Mons. Rayappu Joseph, con el clero, con los fieles y con la familia de P. Packiyaranjith”. Asimismo el Obispo afirma: “Con gratitud por la obra que el P. Nicholas llevaba a cabo, como sacerdote comprometido por su pueblo, ofrecemos fervorosas oraciones a Dios, Padre de misericordia, para que le done el reposo eterno y toda consolación espiritual a cuantos lloran su pérdida”. (Ver Agencia Fides 27/9/2007)

P. Allard Msheyene, llamado “Mako”, de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada (OMI), Sudáfricano, murió el 6 de octubre de 2007 en Sudáfrica, después de una agresión por el robo de su automóvil. Según las informaciones del Instituto misionero, P. Allard, colaborador del maestro de novicios, se había dirigido a la parroquia “St. Peter” de Nelspruit, a 330 kilómetros al este de Johannesburg, para ofrecer su ayuda pastoral durante el fin de semana. Después de haber celebrado la Santa Misa el viernes en la tarde, el 5 de octubre, en Ka Nyamazane, el sacerdote llevó a un joven que regresaba a casa y se dirigió luego hacia la parroquia. Poco después fue encontrado herido al borde de la calle en el municipio de Msogwaba. Una ambulancia lo transportó al Themba Hospital, en Kabokweni y de ahí fue transferido al hospital de Nelspruit, más grande y mejor equipado, donde fue operado de urgencia y donde murió durante las primeras horas de la mañana del 6 de octubre. Los robos en las calles de Sudáfrica son una verdadera plaga: más de 12 mil en el año, el pico más alto se registró en 1998 (16 mil). (Ver Agencia Fides 10/10/2007)

LISTA DE FALLECIDOS 2008

Analizando el elenco de los agentes pastorales asesinados en el 2008 por continentes, también este año figura en el primer puesto Asia, bañada por la sangre de 1 Arzobispo, 6 sacerdotes, 1 voluntaria seglar, muertos en Irak, India, Sri Lanka, Filipinas y Nepal. 
Particularmente trágica la muerte de Mons. Paulos Faraj Rahho, Arzobispo Caldeo de Mosul (Irak), secuestrado al final del Via Crucis, a la salida de la iglesia del Espíritu Santo, la misma dónde, un año antes, el 3 de junio de 2007, fueron asesinados el párroco y tres diáconos. "Mons Rahho tomó su cruz y siguió al Señor Jesús, y así ha contribuido a llevar el derecho en su atormentado País y en al mundo entero, dando testimonio de la verdad. Él era un hombre de paz y diálogo": así lo ha recordado el Santo Padre Benedicto XVI. 
Entre los sacerdotes que han muerto en India citamos a Don Bernard Digal, de la archidiócesis de Cuttack-Bhubaneshwar, en Orissa (India): el primer sacerdote católico que ha muerto en la campaña de violencia anticristiana en Orissa que ha provocado, según los datos provistos por la Conferencia Episcopal Indiana, 81 muertos; 22.236 refugiados acogidos en los campos predispuestos por el gobierno y más de 40.00 personas que han huido  del distrito de Kandhamal; 450 aldeas afectadas por los desórdenes; 4.677 casas destrozadas; 236 iglesias y 36   conventos, institutos y aulas religiosas destruidas; 5 sacerdotes católicos y 15 pastores violentamente golpeados, una religiosa violada y humillada públicamente. Don Bernard fue atacado y golpeado el 25 de agosto, al inicio de la oleada de violencia,  y murió después de dos meses  como consecuencia de las graves lesiones sufridas. "Durante su vida el p. Bernard mostró determinación y coraje para testimoniar y morir por Cristo. Ha muerto como  auténtico cristiano, e inmediatamente después de la agresión sufrida perdonó a sus enemigos y perseguidores", ha dicho el P. Mrutyunjay Digal, sacerdote de la misma Archidiócesis.
También en India, en el estado indiano del Pradesh ha sido asesinado el sacerdote carmelita P. Thomas Pandippallyil, mientras estaba en una aldea para celebrar la Santa Misa. Mons. Marampudi Joji, Arzobispo de Hyderabad, negó con fuerza la actividad de "proselitismo y conversiones forzadas” de la que alguien había acusado al P. Thomas. Según el arzobispo el crimen ha sido el resultado del clima de "celos hacia la Iglesia católica", culpable sólo de trabajar por el desarrollo de las zonas más pobres y abandonadas del País y que trabaja por sustentar y ayudar a quienes son víctimas de violencias y opresiones. 
En el estado de Uttarakhand, India septentrional, fueron hallados los cuerpos sin vida de un sacerdote católico, P. Samuel Francis, y de una voluntaria seglar, Mercy Bahadur, que habían elegido una vida eremítica en un "ashram", monasterio hindú conformado con la tradición cristiana. Según la Conferencia Episcopal de la India, el homicidio parece la consecuencia de un tentativo de atraco, puesto que el lugar fue saqueado. 
En Sri Lanka, en Ambalkulam (diócesis de Jaffna), en un territorio que es terreno de enfrentamientos entre el ejército y los rebeldes tamiles, fue asesinado el sacerdote Mariampillai Xavier Karunaratnam, párroco de la iglesia de Vannivi'laangku'lam, activista de los derechos humanos, partidario del diálogo y la reconciliación, fundador y presidente de la organización “North East Secretariat on Human Rights", que denunció las violaciones y los abusos de la guerra y ofrecía asistencia psicológica a las poblaciones víctimas del conflicto. 
El Padre Jesús Reynaldo Rodado, OMI, Misioneros Oblatos de Maria Inmaculada, murió  como consecuencia de unos disparos en Tabawan (Filipinas) dónde dirigía una pequeña estación misionera, realizando la actividad pastoral para una comunidad católica de unas treinta personas, administrando programas de instrucción y diálogo interreligioso. Cuando estaba recitando el Rosario un grupo de agresores intentó secuestrarlo, y ante su resistencia fue golpeado y asesinado. Según la Conferencia Episcopal de las Filipinas, el sacerdote ya había recibido amenazas por parte de disidentes islámicos ligados al grupo Abu Sayyaf, pero había rechazado la escolta. 
La pequeña comunidad católica de Nepal cuenta con su primer sacerdote asesinado, el Salesiano P. Johnson Moyalan. En el corazón de la noche un grupo de hombres armados  penetraron  en la misión salesiana de Sirsia, a unos 15 km de la frontera entre India y Nepal, matando al misionero con dos golpes de arma de fuego. Entre las razones del homicidio, además del robo o una tentativa de extorsión, también se considera la posibilidad que sea obra de un grupo de extremistas hindúes que operan en la zona, que  ya en el pasado habían amenazado a las comunidades cristianas y musulmanas

AMÉRICA 
Son 5 los sacerdotes que han muerto en América: 2 en México y 1 en Venezuela, Colombia y Brasil. 
En México han muerto don Julio Cesar Mendoza Acuma, muerto en el hospital como consecuencia de la agresión sufrida en su casa parroquial la noche anterior y don Gerardo Manuel Miranda Avalos, asesinado con un disparo en el  pecho cuando entraba en el instituto "Fray Juan de San Miguel" del que era director. 
En su vivienda en Caracas (Venezuela) fue encontrada el cadáver del sacerdote Pedro Daniel Orellana Hidalgo. En el cuerpo había signos de estrangulamiento, las manos atadas, una mordaza en la boca y numerosos golpes.  Se habían robado los objetos personales de su apartamento. 
Don Jaime Ossa Toro, del instituto para las Misiones extranjeras de Yarumal, fue acuchillado en Medellín, en el Noreste de Colombia. El cuerpo fue encontrado en su vivienda, junto a la iglesia de Emaús, dónde era párroco. 
Por último, el sacerdote Nilson José brasileño, fue asesinado a cuchilladas en el estado brasileño del Paraná, y su cuerpo tirado en la calle, entre la paja y la hojarasca, víctima de un atraco. 
 
ÁFRICA 
En África han perdido la vida de modo violento 3 sacerdotes, 1 religioso y 1 voluntario laico, en Kenia, Guinea Conakry, Nigeria y República Democrática del Congo. 
En Kenia han muerto el P. Michael Kamau Ithondeka, vice Rector del Mathias Mulumba Sénior Seminary de Tindinyo y el P. Brian Thorp, de los misioneros de Mill Hill, hallado  sin vida en la casa parroquial de su parroquia en Lamu, en la archidiócesis de Mombasa. El P. Michael murió en un control ilegal establecido por una banda de jóvenes armados en la calle Nakuru - Eldama, en el Rift Valley, la zona dónde son más violentos los enfrentamientos y las venganzas de fondo étnico mientras que el P. Brian resulta aparentemente víctima de un atraco a mano armada durante la noche. 
El hermano Joseph Douet, de 62 años, de los Hermanos de la instrucción cristiana de San Gabriel, fue asesinado en Katako,  Guinea Conakry, en el colegio que había fundado. Mientras estaba en oración algunos maleantes lo ataron y le pusieron un saco en la cabeza, ahogándolo, probablemente para atracarlo. 
Don John Mark Ikpiki, fue asesinado en Isiokolo, (estado del Delta, Nigeria) a poca distancia de la estación de policía local, por unos atracadores que querían robar su automóvil, y que después fue encontrado abandonado.   
En la atormentada República Democrática del Congo también encontró la muerte el voluntario laico Boduin Ntamenya, originario de Goma (Norte de Kivu) asesinado  mientras estaba realizando su trabajo en una zona de guerra. Trabajaba  para la Ong  italiana AVSI y formaba parte de una equipo de formadores que apoya y sustenta a los profesores y estudiantes que trabajan y estudian en zonas de conflicto. Desde hacia años, con ánimo, generosidad y pasión, trabajaba para dar esperanza a su País y a sus hermanos, aceptando adentrarse en las colinas y las selvas del Congo en zonas dónde la guerrilla está a la  orden del día. 

EUROPA 
En Europa han muerto 2 sacerdotes, ambos en Rusia. 
Dos sacerdotes jesuitas, el padre Otto Messmer y el padre Víctor Betancourt, fueron asesinados en su vivienda, en Moscú. Los medios de comunicación rusos difundieron la noticia de la detención del homicida, quien confesó. Se trata de un psicópata, persona ya conocida a la policía porque ha había sido detenida con anterioridad por otros hechos.

Una lista que nunca acaba
A esta lista provisional redactada anualmente por la agencia Fides, se deben añadir la larga lista de aquellos de los que quizá nunca se tendrá noticia, que sufren en  todos los rincones del planeta y  pagan con la vida su fe en Cristo. Se trata de esa "nube de militantes desconocidos de la gran causa de Dios" - según la expresión acuñada por el Papa Juan Pablo II - a quienes miramos   con gratitud y veneración, aún sin conocer sus rostros, sin los cuales la Iglesia y el mundo se verían enormemente empobrecidos. 
"Vivir de la fe en Jesús Cristo, vivir la verdad y el amor implica renuncias todos los días, implica sufrimientos. El cristianismo no es el camino de la comodidad, es más bien una subida  exigente,  pero iluminada por la luz de Cristo y por la gran esperanza que nace de Él". (Benedicto XVI, audiencia general, el 5 de noviembre de 2008)  (S.L) (Agencia Fides 30/12/2008) 
DATOS BIOGRÁFICOS Y CIRCUNSTANCIAS DE SU MUERTE
 
La Agencia Fides agradece a todos aquellos que señalan cualquier actualización o corrección 
a esta lista o a la de años anteriores.
 
El sacerdote Pedro Daniel Orellana Hidalgo, 50 años, fue encontrado muerto en su vivienda en Caracas (Venezuela) la mañana del 6 de enero del 2008. En el cuerpo del sacerdote había signos evidentes de estrangulamiento, las manos estaban  atadas, tenía una mordaza en la boca y numerosas rozaduras. El apartamento estaba en desorden y habían robado objetos personales. Originario de Caracas, durante  muchos años el sacerdote desarrolló su trabajo pastoral en la archidiócesis de Cumanà. A su regreso a Caracas, revistió cargos administrativos y como docente. Actualmente no revestía ningún cargo eclesial y celebraba el Santa Misa en la parroquia "Corazón Inmaculado de Maria" en el barrio El Rosal. Dado que el domingo 6 no se presentó para la celebración de la Misa, en el aniversario de la muerte de su madre, los familiares, con los que había hablado el día anterior fueron a su vivienda, en el barrio Manzanares de la capital venezolana, encontrando la puerta entreabierta y su cuerpo sin vida. 
Ver Fides 8/1/2008 
 
Padre Jesus Reynaldo Rodado, OMI (Misioneros Oblatos de Maria Inmaculada) fue asesinado  con arma de fuego en Tabawan (Filipinas)  la noche del martes  15 de enero de 2008. El misionero, de 55 años, residía en la isla desde hacia 10 años, dirigiendo  una pequeña estación misionera,  realizando la actividad pastoral para una comunidad católica de unas treinta personas, administrando programas de instrucción y diálogo interreligioso. Era también Director del instituto Notre Damae de Tabawan, frecuentado por niños cristianos, musulmanes e indígenas. Según la reconstrucción de los testigos y de las fuerzas locales de policía, un grupo de al menos 10 personas no identificadas, entraron en la capilla de la misión, dónde el p. Jesus estaba recitando el Rosario. Los agresores lo cogieron   junto con un profesor de la escuela, con el intento de secuestrarlos. Parece que el sacerdote hizo resistencia diciendo que se quedaba con su gente. En ese momento  fue golpeado y asesinado con varios disparos. Según la Conferencia Episcopal de Filipinas, el sacerdote ya había recibido amenazas por parte de disidentes islámicos ligados al grupo Abu Sayyaf, pero había rechazado la escolta. 
Ver Fides 16/1/2008; 22/1/2008 
 
P. Michael Kamau Ithondeka, vice Rector del Mathias Mulumba Senior Seminary de Tindinyo (Kenia), fue asesinado el 26 de enero, en un control ilegal establecido por una banda de jóvenes armados en la calle Nakuru - Eldama, en el Rift Valley, la zona dónde son más violentos los enfrentamientos y las venganzas de fondo étnico. El P. Michael estaba yendo a Nakuru. Según la reconstrucción de los acontecimientos, había salido  solo, pero a lo largo de la carretera recogió a algunas personas. Unos jóvenes que estaban en un control lo detuvieron y lo asesinaron. Las personas que estaban con él fueron hospitalizadas. Según los testimonios recogidos en el lugar el p. Michael fue asesinado por unos jóvenes que querían vengarse de la muerte de un amigo. El P. Kamau nació en Kiambu, cerca de Nairobi, en 1966. Entrando en el Seminario menor de Molo en 1986 estudió después en el del St Augustine Seminary en 1987 y en el  St. Mathias Mulumba. Ordenado para la Diócesis de Nakuru el 9 de enero de 1993, entre 1998 y el 2002 el P. Kamau estudió Sagrada Escritura en el  Pontificio Instituto de Estudios Bíblicos de Roma. En el 2005 fue nombrado vice Rector del St Mathias Mulumba Seminary
Ves Fides 28/1/2008 

Fratel Joseph Douet, 62 años, de los Hermanos de la instrucción cristiana de San Gabriel, fue asesinado el 8 de abril en Katako, Guinea Conakry. El hermano Joseph Douet era originario de Pin-en-Mauges, en Francia y  había pasado 37 años en Africa. Después de la formación religiosa en Boitissandeau, Vandea y los estudios universitarios en Angers, fue profesor en Cholet. En  1971 comenzó la misión de Senegal como profesor, director escolar y responsable de la formación. Regresado a Francia por graves motivos de salud, apenas restablecido  quiso volver inmediatamente  a África. En 1989 fue nombrado Superior de la joven provincia del Senegal, encargo que le fue confirmado por un segundo mandato. Sucesivamente se trasladó a Guinea dónde, la provincia de Senegal había fundado dos misiones en Ourous y Kotako, con un centro de alfabetización y una escuela agraria. Precisamente en su colegio es donde fue sorprendido el hermanos Douet cuando se encontraba solo pues todos estaban fuera por trabajos en los preparativos para la inauguración de una nueva escuela realizada sobre todo gracias al trabajo del hermano Douet. Mientras estaba rezando fue sorprendido por algunos maleantes que lo ataron y le cubrieron la cabeza con un saco, ahogándolo, probablemente con el objetivo de realizar un robo.  El hermano Douet fue enterrado en  Katako, según su deseo. 
Ver Fides 14/4/2008 
 
P. Brian Thorp, de los misioneros de Mill Hill, 77 años, fue hallado sin vida en la casa parroquial de su parroquia en Lamu, en la archidiócesis de Mombasa (Kenia), aparentemente víctima de un atraco a mano armada ocurrida en la noche entre el 9 y el 10 de abril de 2008. El P. Thorp nació el 30 de enero de 1931, en Yorkshire Bridge en Bamford, Derbyshire, en Inglaterra, cuarto de cinco hijos. Después de una vida de trabajador como carpintero y albañil, en  1967, a causa de la muerte del hermano más joven, Brian decidió reflexionar sobre su futuro. Al año siguiente entró en el programa de estudios de los Misioneros de Mill Hill. Emitió los votos temporales en  junio de 1970 y los perpetuos el 29 de junio de 1972. Desarrolló su primera misión, del 1973 a  1976, en Basankusu, en la actual República Democrática del Congo, dónde se ocupó de la gestión de diversos proyectos de construcción de edificios para la misión. Sucesivamente desarrolló misiones en Kenia y  Uganda. En  1999 el p. Brian fue nombrado párroco en Lamu donde reconstruyó los edificios parroquiales
Ves Fides 14/4/2008 

Mons. Paulos Faraj Rahho, Arzobispo Caldeo de Mosul (Irak), 65 años, fue secuestrado el 29 de febrero en Mosul, después de haber celebrado el Via Crucis, a la salida de la iglesia del Espíritu Santo. En el momento del secuestro fueron asesinadas tres personas: los guardaespaldas y el chofer. El cuerpo del arzobispo fue hallado, después de un aviso de los secuestradores, el 13 de marzo: fue enterrado en los alrededores de Mosul. El Nuncio Apostólico en Jordania e Irak, Mons. Francis Assisi Chullikat, recordando que hasta pocas horas antes se esperaban con esperanza y ansiedad buenas noticias, recordó que "Mons Rahho era un hombre de paz y diálogo, aglutinante entre cristianos y musulmanes". "Mons Rahho tomó su cruz y siguió al Señor Jesús, y así contribuyó a llevar el derecho a su atormentado País y al mundo entero, dando testimonio de la verdad. Él fue  un hombre de paz y diálogo": con estas palabras recordó el Santo Padre Benedicto  XVI al arzobispo de Mossul de los Caldeos, durante la Santa Misa de sufragio que presidió en la Capilla "Redemptoris Mater" el 17 de marzo. " Sé que tenía una particular predilección por los pobres y los discapacitados – continuó Benedicto XVI –, para cuya asistencia física y psíquica dio vida a una asociación especial denominada Alegría y Caridad (‘Farah wa Mahabba’), a la que confió la tarea de valorar a estas personas y sostener a sus familias, muchas de las cuales habían aprendido de él a no ocultar a estos parientes y a ver en ellos a Cristo. Que su ejemplo sostenga a todos los iraquíes de buena voluntad, cristianos y musulmanes, para construir una convivencia pacífica, fundada sobre la fraternidad humana y el respeto recíproco”.
Ver Fides 3/3/2008; 13/3/2008; 14/3/2008; 17/3/2008; 10/4/2008; 12/4/2008; 20/6/2008 

El sacerdote Mariampillai Xavier Karunaratnam, párroco de la iglesia de Vannivi'laangku'lam, activista de los derechos humanos, partidario del diálogo y la reconciliación, fue asesinado el 20 de abril en Ambalkulam, diócesis de Jaffna, en Sri Lanka. El sacerdote murió mientras estaba en su automóvil, en un territorio que es objeto de los combates entre el ejército y los rebeldes Tamil. La zona de Jaffna, al norte del país, es uno de los puntos fuertes de los Tigres Tamil. Según datos difundidos por la guerrilla, el sacerdote fue víctima de una ráfaga de metralleta de los soldados del ejército regular. Otra reconstrucción de los hechos afirma que la explosión de una mina destruyó el automóvil. El sacerdote era fundador y presidente de la organización “North East Secretariat on Human Rights”, que denunció las violaciones y los abusos de la guerra y brindó asistencia psicológica a las poblaciones víctimas del conflicto armado. Los fieles de su parroquia lo recuerdan como un Pastor que se preocupaba de la vida de su rebaño en todas las circunstancias, saliendo al encuentro de sus necesidades espirituales y materiales, especialmente de aquellos que habían perdido casa y medios para vivir a causa del conflicto.
Ver Fides 22/4/2008 
 
Don Julio Cesar Mendoza Acuma, mexicano, 33 años, murió el 2 de mayo de 2008 en el hospital, en la Ciudad de México, como consecuencia de la agresión sufrida en su casa parroquial la noche anterior. Era párroco de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, en un barrio de la zona meridional de la capital mexicana, y fue encontrado en el baño de su vivienda, todavía con vida, bocabajo, con las manos atadas, la cabeza y el rostro ensangrentados. Transportado al hospital, murió a causa de las heridas sufridas. 
 
El Salesiano P. Johnson Moyalan, de 60 años,  misionero indiano, fue matado el 1° de julio a Sirsia, en Nepal, de un grupo de hombres armados. El episodio tuvo lugar en la misión salesiana de Sirsia, a unos 15 km de la frontera entre la India y Nepal. En medio de la noche un grupo de hombres armados penetraron en la misión, obligando al guarda nocturno a llevarlos a la casa de los Salesianos. El vicepárroco, P. Mathew Puthuppallil, busco ayuda pero fue parado. Los agresores fueron luego a la  habitación del p. Johnson Moyalan y lo mataron, escabulléndose después de unos 15 minutos. Los habitantes de la zona intervinieron y encontraron el cuerpo del misionero, herido de muerte por dos golpes de fuego. Entre las razones del homicidio, además del robo o una tentativa de extorsión, también se considera la posibilidad que sea obra de un grupo de extremistas hindúes que operan en la zona, que  ya en el pasado habían amenazado a las comunidades cristianas y musulmanas. El P. Johnson Moyalan nació en Ollur, en Kerala, en 1948. Salesiano desde 1967, fue durante muchos años  vicepárroco en varias  zonas del Andhra Pradesh. Llegado a Dharan en  1996, se trasladó en el 2000 a la nueva presencia misionera de Sirsia, donde los Salesianos trabajan entre los pobres, administrando una escuela elemental y una parroquia. Llegado a Nepal tomó el nombre de P. John Prakash. "El P. Johnson era  un sacerdote muy comprometido pastoralmente, un excelente misionero, una persona capaz de gran compasión con los pobres y los marginados. En el pasado, en su misión en Nepal, ayudó a la entonces ‘Missio sui iuris’ en la formación de seminaristas. Se comprometió con la formación para la Instrucción y la promoción social de las poblaciones pobres, sobre todo no cristianos, como los tribales y los ‘intocables’. Su dedicación en la escuela Don Bosco de Sirsia era apreciada por todos”: con estas palabras, Mons. Anthony Sharma, Prefecto Apostólico de Nepal. 
Ver Fides 2/7/2008; 3/7/2008 
 
Don Jaime Ossa Toro, colombiano, del instituto para las Misiones extranjeras de Yarumal, fue  acuchillado el 13 de agosto en Medellín, en el Noreste de Colombia. El cuerpo fue encontrado en su vivienda, junto a la iglesia de Emaús, dónde desde hacia tres años prestaba servicio como párroco. Nacido en Medellín (Colombia) el 28 de noviembre de 1937, fue ordenado sacerdote en octubre de 1962 y fue misionero en Angola durante 14 años. Desde 1995 volvió a Medellín. Según los testimonios de los fieles, el sacerdote se distinguía por su espíritu de caridad hacia los más necesitados, por su sinceridad, inteligencia y cultura. Muy querido de sus fieles y de los hermanos, se dedicaba en particular a promover la participación de los laicos y los jóvenes en las actividades misioneras. 

La noche del 16 de agosto pasado algunas personas encontraron en Mosalikunta, en la carretera que une Lingampet a Yellareddy, en el estado indiano del Pradesh, el cuerpo sin vida del sacerdote carmelita indiano P. Thomas Pandippallyil, de 38 años, asesinado cuando estaba en una aldea para celebrar la Santa Misa. A un kilómetro mas o menos fue hallado el ciclomotor que usaba para sus desplazamientos. Mons. Marampudi Joji, Arzobispo de Hyderabad, negó con fuerza la actividad de "proselitismo y conversiones forzadas”, dado que sólo hay "cinco familias de fe católica" en la parroquia en la que tuvo lugar  el homicidio del p. Thomas. Según el Arzobispo el crimen fue el resultado del clima de "celos hacia la Iglesia católica", culpable sólo de trabajar por el desarrollo de las zonas más pobres y abandonadas del País y que busca sustentar y ayudar a quienes  son víctimas de violencias y opresiones. Nativo del Kerala, diócesis de Palai, el P. Pandippallyil entró en la misión de los Carmelitas de Maria Inmaculada en Chanda el 24 de junio de 1987, y emitió los votos en el 2002. fue durante un tiempo, Rector del instituto provincial y trabajaba como administrador en el hospital, en la escuela y en el centro misionero local. 
 
El cuerpo sin vida del sacerdote Nilson José brasileño, de 44 años, asesinado a cuchilladas,  fue   hallado el 24 de agosto en la localidad rural de Tieté (estado de Paraná, Brasil) en una escarpadura  en la carretera  a unos 10 km del poblado de Araucaria, escondido entre la paja y la hojarasca. La policía arrestó a cuatro hombres,  conocidos suyos, que según una reconstrucción de los hechos, lo habrían secuestrado con el  objetivo de obligarlo a retirar sus ahorros del banco para luego robarle y matarle.   
 
Don John Mark Ikpiki, nigeriano, de 43 años, fue asesinado el 1° de septiembre en Isiokolo, (estado de Delta, Nigeria) a poca distancia de la estación de policía local, por unos atracadores que querían robar su automóvil, y que después fue encontrado abandonado. El sacerdote era muy conocido por ser autor de numerosos textos de catequesis y formación, muy activo en la animación de retiros espirituales y encuentros para jóvenes. En la diócesis de Warri era párroco de St Ambrose, Capellán diocesano del Catholic Dramatic Society y Director diocesano de la oficina  de   comunicaciones sociales, que publica la revista diocesana "The Messenger of Peace". Según los testimonios de quienes le conocieron era un sacerdote carismático y muy comprometido en su ministerio. 
 
El sacerdote mexicano Gerardo Manuel Miranda Avalos, de 45 años, fue asesinado por un disparo en el pecho la tarde del 2 de septiembre, cuando entraba en el instituto "Fray Juan de San Miguel" del que era director. El crimen tuvo lugar en el porche del instituto educativo que se encuentra en el centro del poblado de Los Reyes, en el estado del Michoacán (México): desde un coche en movimiento dispararon contra el sacerdote. Socorrido  por el personal del centro educativo y por algunos padres de los estudiantes, murió en el hospital durante las primeras curas médicas. El sacerdote era originario de Yurecuaro, (estado Michoacán), México, dónde nació el 22 de diciembre de 1961. Fue ordenado sacerdote en 1987, y era muy querido y respetado en toda la región por su labor educativa.   
 
Los cuerpos sin vida de un sacerdote católico de 60 años, P. Samuel Francis, y de una voluntaria laica, Mercy Bahadur, fueron encontrando el 22 de septiembre en el poblado de Chota Rampur, en los alrededores de Dehradun, en la diócesis de Meerut, en el estado de Uttarakhand (India septentrional). Según los investigadores el dúplice homicidio se habría cometido dos días antes del hallazgo. El P. Samuel Francis era llamado también  "Swami Astheya", ya que había escogido una vida eremítica en un “ashram”, típico monasterio hindú, adoptado por la tradición cristiana. La voluntaria seglar colaboraba desde hacia más de un año con el sacerdote para acoger a los que iban al ashram. Según un comunicado de la Conferencia Episcopal de la India, el homicidio no parece formar parte de la campaña de odio anticristiano lanzada por grupos radical hindúes, sino más bien la consecuencia de una tentativa de robo en el lugar dónde vivía el sacerdote, el cual fue en efecto saqueado. El ashram cristiano era un lugar que sacerdotes, religiosos, grupos eclesiales y juveniles solían usar para pasar unos días de retiro o meditación. Era un centro de oración pero también un lugar en el que muchos pobres y necesitados encontraban un poco de consuelo y ayuda. Además, se había convertido en un punto de referencia para la organización de encuentros y congresos interreligiosos, promoviendo sobre todo el diálogo entre hindúes y cristianos.
Ver Fides 23/9/2008 
 
Don Bernard Digal, de la Archidiócesis de Cuttack-Bhubaneshwar, en Orissa (India), atacado y golpeado  el 25 de agosto en la oleada de violencias desencadenadas por los radicales hindúes, murió el 28 de octubre en el hospital, como consecuencia de las graves lesiones sufridas en la cabeza. El sacerdote, de 45 años, fue ingresado en el hospital de Chennai, en Tamil Nadu, para ser sometido a una delicada intervención quirúrgica en la cabeza pero su cuerpo, maltrecho a causa de numerosos traumas, heridas y lesiones en todo el cuerpo, no pudo aguantar. "Durante su vida el p. Bernard mostró determinación y coraje para testimoniar y morir por Cristo. Ha muerto como  auténtico cristiano, e inmediatamente después de la agresión sufrida perdonó a sus enemigos y perseguidores", ha dicho el P. Mrutyunjay Digal, sacerdote de la misma Archidiócesis y secretario del arzobispo local, Mons. Raphael Cheenath. El P. Bernard es el primer sacerdote católico que murió en la campaña de violencia anticristiana. 
Ver Fides 29/10/2008 
 
El cuerpo sin vida y con signos de violencia de dos sacerdotes jesuitas, Padre Otto Messmer y Padre Víctor Betancourt, fueron hallados la tarde del 28 de octubre en su vivienda, en Moscú, por otro hermano preocupado por su silencio. Se ha comprobado que el dúplice asesinato tuvo lugar el 27 de octubre, en momentos diversos, con una  diferencia de 15/17 horas entre la muerte del primer jesuita y la del segundo. Los medios de comunicación rusos difundieron la noticia de la detención del homicida, quien confesó. Se trata de un psicópata, persona ya conocida a la policía porque ha había sido detenida con anterioridad por otros hechos. El P. Otto Messmer, ciudadano ruso, nació el 14 de julio de 1961 en Karaganda (Kazakhstan), en el seno de una familia profundamente católica de origen alemán. Desde el 13 de octubre del 2002 era el Superior de la Región independiente Rusa de la Compañía de Jesús.  El P. Víctor Betancourt nació el 7 de julio de 1966 en Guayaquil, Ecuador. Hizo sus estudios en Argentina, Ecuador, Alemania e Italia. Desde el año 2001 formaba parte de la Región Rusa. Ha trabajado en pastoral vocacional y últimamente era Profesor de Teología en el Instituto Santo Tomás de Moscú.
Ver Agencia Fides 31/10/2008; 21/11/2008 
 
Boduin Ntamenya, de 52 años, originario de Goma (Norte de Kivu, República Democrática del Congo) fue asesinado el 15 de diciembre de 2008, mientras realziaba su trabajo en zona de guerra, en el territorio de Rutshuru. Boduin trabajaba en la Ong italiana AVSI desde hacia  casi dos años y se ocupaba de la educación en emergencia. Formaba parte de una equipo de formadores  que apoyaba y sustentaba a los profesores  y estudiantes que trabajan y estudian en zonas de conflicto. La mañana del 15 de diciembre Boduin partió hacia Rutshuru con Ciza Deo Gratias, de 57 años, chófer de AVSI desde el 2003. Ambos conocían bien el territorio porque desde hacia años, con ánimo, generosidad y pasión, trabajaban para dar esperanza a su País y a sus hermanos, aceptando adentrarse en las colinas y las selvas de Congo en zonas dónde la guerrilla está a la orden del día. El objetivo de la misión era censar exactamente las escuelas que habían abierto sus puertas  después de los últimos enfrentamientos entre las tropas gubernativas y los rebeldes. Según una reconstrucción de los hechos, a pocos kilómetros de la meta el automóvil fue  atacado por cuatro bandoleros armados que abrieron   fuego en la cabina del todo terreno. Deo Gratias sufrió heridas en una  mano y en el vientre pero, a pesar de las heridas, siguió conduciendo durante más de un kilómetro hasta que el jeep, que había sido dañado en el motor, se paró. Boduin, que sufrió de pleno la ráfaga murió de llegar al hospital de la aldea. Boduin deja 6 hijos y mujer. 


LOS AGENTES PASTORALES ASESINADOS EN EL 2009

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – Como de costumbre, la Agencia Fides publica al final del año el elenco de los agentes pastorales que han perdido la vida en modo violento durante los últimos 12 meses. Según las informaciones que tenemos, en el 2009 han sido asesinados 37 agentes pastorales: 30 sacerdotes, 2 religiosas, 2 seminaristas, 3 voluntarios laicos. Son casi el doble respecto al pasado 2008, y es el número más alto de los últimos diez años.
Analizando el elenco por continente, este año al primer puesto figura, con un número extremadamente elevado, AMÉRICA, bañada por la sangre de 23 agentes pastorales (18 sacerdotes, 2 seminaristas, 1 religiosa, 2 laicos), seguida por ÁFRICA, donde han perdido la vida en modo violento 9 sacerdotes, 1 religiosa y 1 laico, ASIA, con 2 sacerdotes asesinados y finalmente por EUROPA, con un sacerdote asesinado.
El conteo de Fides no hace referencia sólo a los misioneros ad gentes en sentido estricto, sino a todos los agentes pastorales muertos en modo violento. A propósito no usamos el término “mártires”, sino en su sentido etimológico de “testigo”, para nos entrar en mérito al juicio que la Iglesia podrá eventualmente dar sobre algunos de ellos, y también por las pocas noticias que, en la mayor parte de los casos, se logran recoger sobre su vida e incluso sobre las circunstancias de su muerte.
Como ha dicho el Santo Padre Benedicto XVI el día de la fiesta del protomártir San Esteban, “el testimonio de san Esteban, como el de los mártires cristianos, indica a nuestros contemporáneos, a menudo distraídos y desorientados, en quién deben poner su confianza para dar sentido a la vida. De hecho, el mártir es quien muere con la certeza de saberse amado por Dios y, sin anteponer nada al amor de Cristo, sabe que ha elegido la mejor parte. Configurándose plenamente a la muerte de Cristo, es consciente de que es germen fecundo de vida y abre en el mundo senderos de paz y de esperanza. Hoy, presentándonos al diácono san Esteban como modelo, la Iglesia nos indica asimismo que la acogida y el amor a los pobres es uno de los caminos privilegiados para vivir el Evangelio y testimoniar a los hombres de modo creíble el reino de Dios que viene” (Ángelus del 26 de diciembre de 2009).
En las pocas notas biográficas de estos hermanos y hermanas asesinados, podemos leer la entrega generosa y sin condiciones a la gran causa del Evangelio, sin callar la limitación de la fragilidad humana: es esto lo que los ha unido en la vida y también en la muerte violenta, incluso encontrándose en situaciones y contextos profundamente diversos. Para anunciar el amor de Cristo, muerto y resucitado para la salvación del hombre, testimoniándolo en obras concretas de amor a los hermanos, no han dudado en poner cotidianamente su vida en riesgo en contextos de sufrimiento, de pobreza extrema, de tensión, de violencia generalizada, para ofrecer la esperanza de un mañana mejor y buscar arrancar tantas vidas, sobre todo jóvenes, a la degradación y al círculo de la mala vida, acogiendo a todos aquellos que la sociedad rechaza y margina.
Algunos han sido víctimas de aquella violencia que estaban combatiendo o de la disponibilidad para ir en ayuda de los demás poniendo en segundo plano su propia seguridad. Muchos han sido asesinados en intentos de robo y de secuestro, sorprendidos en sus habitaciones por bandidos en búsqueda de irreales tesoros, y que la mayoría de las veces se han tenido que contentar con un coche viejo o con el teléfono celular de las víctimas, llevándose sin embargo el tesoro más precioso, una vida donada por Amor. Otros han sido eliminados sólo porque en el nombre de Cristo oponían el amor al odio, la esperanza a la desesperación, el diálogo a la contraposición violenta, el derecho al abuso.
Recordar los muchos agentes pastorales asesinados en el mundo y rezar por ellos “es un deber de gratitud de toda la Iglesia y un estímulo para cada uno de nosotros a testimoniar de modo cada vez más valiente nuestra fe y nuestra esperanza en Aquel que en la cruz venció para siempre el poder del odio y de la violencia con la omnipotencia de su amor” (Benedicto XVI, Regina Coeli, 24 de marzo de 2008).
A este elenco provisional redactado anualmente por la Agencia Fides, debe añadirse siempre la larga lista de aquellas personas de las que quizás nunca se tendrá noticia, que en cada ángulo del planeta sufren y pagan incluso con la vida su fe en Cristo. Se trata de aquella “nube de soldados desconocidos de la gran causa de Dios” – según la expresión del Papa Juan Pablo II – a quienes miramos con gratitud y veneración, incluso sin conocer sus rostros, y sin los cuales la Iglesia y el mundo serían muchísimo más pobres.


PANORAMA DE LOS CONTINENTES

AMÉRICA
Los 23 agentes pastorales caídos en América (18 sacerdotes, 2 seminaristas, 1 religiosa, 2 laicos) han sido asesinados en Brasil, Colombia, México, Cuba, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala y Honduras.
Son 6 los sacerdotes asesinados en Brasil, un número sin duda elevado, tanto que el Consejo Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Brasilera, al final de su última reunión del año, ha publicado una preocupada declaración sobre la creciente ola de violencia en el país contra los sacerdotes: “la Iglesia católica en Brasil se siente profundamente golpeada e indignada ante la violencia contra sus hijos cuya vida ha sido truncada. ¡Reafirmamos que nada justifica la violencia!”.
Entre los sacerdotes asesinados en Brasil figuran el español Ramiro Ludeña, conocido como “padre Ramiro”, que trabajaba desde hace 34 años en una asociación de ayuda a los niños y muchachos de la calle, y que fue asesinado justamente por un joven de 15 años para robarle. El misionero Fidei donum italiano don Ruggero Ruvoletto, asesinado en su parroquia, de donde fueron robados cincuenta reales (cerca de 19 euros). Don Evaldo Martiol, asesinado por dos jóvenes, víctima de un robo terminado en homicidio. “Su método de evangelización era la amistad”, recordó el Obispo durante los funerales. El p.
Gisley Azevedo Gomes, CSS, Asesor nacional de la Sección Jóvenes de la Conferencia Episcopal Brasilera (CNBB), asesinado por algunos jóvenes que primero le robaron. “En modo deplorable – afirmaron los Obispos – ha sido víctima de esa violencia que deseaba combatir”.
Colombia, con 5 sacerdotes y 1 laico asesinados, se encuentra al segundo puesto. Todos los sacerdotes han sido víctimas de robos terminados en modo trágico: los dos sacerdotes redentoristas, el p. Gabriel Fernando Montoya Tamayo y el p. Jesús Ariel Jiménez, han sido asesinados por un hombre que entró en su casa, muy probablemente buscando dinero, asesinándolos a los dos mientras estaban conectados a Internet. El cuerpo sin vida de don Oscar Danilo Cardozo Ossa fue encontrado en la canónica de la parroquia, y en el lugar se encontraron también una mordaza y algunas cuerdas. También don Emiro Jaramillo Cárdenas fue asesinado durante la noche en su habitación, mientras don Juan Gonzalo Aristizábal Isaza, fue encontrado asesinado al interno de su automóvil, abandonado en la autopista regional. A ellos se suma el laico Jorge Humberto Echeverri Garro, profesor y agente pastoral, comprometido como catequista y en la Pastoral Social por la paz y la convivencia, asesinado por un grupo de guerrilleros durante una reunión en el que se discutía de algunos proyectos de la Iglesia.
En México han sido asesinados un sacerdote y dos seminaristas: mientras se dirigían a una reunión de pastoral vocacional, su vehículo fue alcanzado por otro, y obligados a bajar fueron asesinados con armas de fuego. El Arzobispo de Acapulco señaló que en esa región del país prevalece la lógica de resolver todo con la pistola, la lógica del arreglo de cuentas, del esparcimiento de sangre, mientras las fuerzas armadas no logran controlar el narcotráfico y la violencia.
Particular conmoción suscitó la muerte violenta en Cuba de dos sacerdotes españoles: don Eduardo de la Fuente Serrano, muerto después de haber sido acuchillado en una calle de la periferia de la capital, y don Mariano Arroyo Merino, asesinado en su parroquia. Su cuerpo había sido esposado, amordazado y parcialmente quemado.
Dos víctimas en El Salvador, un sacerdote y un joven laico: el cuerpo sin vida del redentorista salvadoreño p. Leopoldo Cruz fue encontrado algunos días después de la su desaparición en un canal de una zona rural de San Salvador. El joven William Quijano, de la Comunidad de San Egidio, fue asesinado con arma de fuego por una de las tantas pandillas violentas organizadas que pagan a los jóvenes pobres en las periferias de Centroamérica. Desde hace cinco años William trabajaba en la Escuela de la Paz para los niños pobres del vecindario de Apopa, en los suburbios de la capital.
La única religiosa asesinada en el continente e Sor Marguerite Bartz, de las Hermanas del Santísimo Sacramento para los Indios y los Negros (SBS), asesinada en su convento de Saint Berard, en la zona de los Navajos, en Nuevo México (USA). La religiosa era conocida por ser una mujer desde siempre apasionada por la búsqueda de la justicia y de la paz. Siempre en los Estados Unidos, don Ed Hinds, párroco de la iglesia de San Patricio en Chatham, en New Jersey (USA), fue encontrado muerto en el Rectorado adyacente a la iglesia, cubierto por numerosos traumas y heridas provocadas por un arma blanca.
En Guatemala encontró la muerte el p. Lorenzo Rosebaugh, de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada (OMI), asesinado en un asalto en un camino rural, mientras se dirigía con otros sacerdotes a una reunión pastoral. Dos hombres armados con fusil y con el rostro cubierto detuvieron el automóvil y, después de haber despojado a los misioneros de lo que tenían, dispararon asesinando al p. Rosebaugh.
Finalmente fue encontrado muerto en una provincia de la parte oriental de Guatemala el sacerdote capuchino guatemalteco, p. Miguel Ángel Hernández, desde hace cuatro años responsable de una parroquia de Ocotepeque (Honduras), quien había sido secuestrado algunos días antes.

ÁFRICA
En África perdieron la vida en modo violento 9 sacerdotes, 1 religiosa y 1 laico, en la República Democrática de Congo, Sudáfrica, Kenya y Burundi.
En la martirizada República Democrática de Congo, donde la Iglesia y la población local son objeto desde hace tiempo de brutalidades y continuas violaciones de los derechos humanos, han encontrado la muerte 2 sacerdotes, 1 religiosa y 1 laico de la Caritas. Tanto don Jean Gaston Buli cuanto don Daniel Cizimya Nakamaga fueron asesinados por desconocidos que entraron durante la noche en su habitación, muy probablemente para robar, respectivamente en Bunia y Kabare. Sor Denise Kahambo Murahirwa, monja trapense, fue asesinada por hombre armados en uniforme que entraron en el monasterio de “Notre Dame de la Clarté” en Murhesa, a 20 kilómetros de Bukavu, que huyeron sin robar nada. El joven congolés Ricky Agusa Sukaka, trabajador de la Caritas, fue asesinado en Musezero, en Kivu del norte, por dos hombres que vestían uniformes del ejército.
También en Sudáfrica fueron asesinados 4 sacerdotes. Don Daniel Matsela Mahula, de la diócesis de Klerksdorp, fue asesinado por cuatro bandidos mientras manejaba su auto. Don Lionel Sham, 66 años, párroco de Mohlakeng (arquidiócesis de Johannesburgo, Sudáfrica), fue asesinado luego de haber sido secuestrado de su casa. El cuerpo del Padre Ernst Plöchl, de la Congregación de los Misioneros de Mariannhill, en Sudáfrica desde hacía más de 40 años, fue encontrado en la aislada estación misionera de Maria Zell. También el Padre Louis Blondel, de los Misioneros de África (Padres Blancos), fue asesinado en la noche por algunos jóvenes que entraron en la habitación de los misioneros.
En Kenya han sido asesinados el p. Giuseppe Bertaina, de los Misioneros de la Consolada, atacado por algunos malvivientes en el Instituto de Filosofía de los Misioneros de la Consolada, en Nairobi, del que era rector y administrador, quienes lo golpearon, ataron y amordazaron, provocándole la muerte por insuficiencia respiratoria, y el p. Jeremiah Roche, de la Sociedad de San Patricio para las Misiones Extranjeras, cuyo cadáver fue encontrado con las manos atadas y con heridas de machete en la cabeza.
Un gesto de altruismo le costó la vida a don Révocat Gahimbare, en Burundi: sabiendo del asalto al monasterio de las hermanas “Bene Maria”, se dirigió en ayuda a las religiosas, pero los bandidos le tendieron una emboscada en el camino, asesinándolo.

ASIA
Dos han sido los sacerdotes asesinados en Asia en el 2009. En India don James Mukalel fue encontrado muerto en los alrededores de Mangalore, estado de Karnataka, en India meridional, probable víctima de violencia anticristiana, dado que en precedencia en el área verificaron algunos casos de ataques de integralistas. En Filipinas don Cecilio Lucero, defensor de los más débiles y comprometido en la tutela de los derechos humanos, ha sido asesinado por un grupo de hombres armados, en la provincia de Samar del Norte, al sur de la capital, Manila.

EUROPA
El único sacerdote asesinado de quien se tiene noticia es don Louis Jousseaume, agredido y asesinado en la canónica de Egletons, diócesis de Tulle (Francia), donde era párroco. Comprometido en el mundo de los discapacitados, fue asesinado justamente por uno de aquellos marginados desequilibrados de quienes se ocupaba.



APUNTES BIOGRÁFICOS Y CIRCUNSTANCIAS DE LA MUERTE

La Agencia Fides agradece a todos aquellos que quieran señalar actualizaciones o correcciones a este elenco o a los de los años anteriores.


P. Giuseppe Bertaina, italiano, de los Misioneros de la Consolada, fue asesinado la mañana del 16 de enero de 2009, en su oficina en Langata, en el Instituto de Filosofía de los Misioneros de la Consolada, en Nairobi, capital de Kenya. El p. Bertaina era rector y administrador del Instituto. Algunas personas entraron a escondidas al instituto durante el horario de las lecciones, mientras los estudiantes y los profesores estaban en las aulas. Los delincuentes sorprendieron al p. Giuseppe, lo golpearon, ataron y amordazaron, provocándole la muerte por insuficiencia respiratoria. El p. Bertaina, ordenado sacerdote en 1951, se encontraba en Kenya desde los años ’60. Siempre llevó a cabo su misión en el país, menos durante un período en Sudáfrica donde se dirigió por motivos de estudio. Los homicidios con el fin de robo son un fenómeno en continuo crecimiento y afectan con alarmante frecuencia también a los institutos religiosos y a las demás obras de la Iglesia.
(Ver Agencia Fides 16/1/2009; 19/1/2009)

El cuerpo sin vida del sacerdote español Eduardo de la Fuente Serrano, fue encontrado la mañana del 14 de febrero de 2009, en una zona al noroeste de La Habana (Cuba). Según las investigaciones, el sacerdote habría muerto luego de un acuchillamiento, sufrido en una calle en la periferia de la capital. Su coche fue encontrada en el distrito de Bauta, a unos 20 kilómetros del lugar en el que fue abandonado su cuerpo. El sacerdote, de 61 años, era nativo de Guadalix de la Sierra, en la provincia de Madrid (España), y desde hace tres años trabajaba en Cuba como Párroco en la Iglesia de Santa Clara de Asís, donde se dedicaba sobre todo a obras humanitarias. El testimonio de quienes lo conocieron ponen en evidencia su atención con todos: los niños, los ancianos, y en modo particular los adolescentes y los jóvenes, que había involucrado en un vivo y comprometido grupo parroquial. A través de un intenso y concreto trabajo pastoral había logrado dar de nuevo vida a una comunidad que sentía la falta de un sacerdote permanente desde hace años. Don Eduardo, que en Madrid servía pastoralmente en la Parroquia del Rosario en el vecindario de Carabanchel, comenzó a trabajar en La Habana hace diez años, cuando todos los años, en el mes de julio, se dirigía para reemplazar a un sacerdote. Luego decidió transferirse definitivamente hace tres años, sobre todo para ayudar a las personas más necesitadas.
(Ver Agencia Fides 16/2/2009; 20/2/2009) 

Don Juan Gonzalo Aristizábal Isaza, sacerdote colombiano de 62 años, fue asesinado el 22 de febrero de 2009: su cadáver fue encontrado al interno del automóvil de su propiedad, abandonado en la autopista regional, cerca de la Universidad de Antioquia. El sacerdote era párroco de la parroquia “San Juan Apóstol” y capellán del Hotel Intercontinental de Medellín (Colombia). Además se distinguía por su espíritu de caridad hacia los más necesitados, su dedicación pastoral, su inteligencia y entrega a los demás. Nacido en Medellín en 1946, Don Juan Gonzalo Aristizábal Isaza fue ordenado presbítero el 10 de junio de 1973. Graduado en Educación, había conseguido también el título de psicólogo y de maestro en orientación psicológica. Después de su ordenación sacerdotal ocupó diversos cargos pastorales en las parroquias y en diversos institutos escolares como capellán, asimismo fue rector de la Escuela Ozanam y Capellán del Gobierno de Antioquia (1993-1996). Desde el 2 de febrero de 2006 era párroco de San Juan Apóstol.
(Ver Agencia Fides 24/2/2009)

Don Daniel Matsela Mahula, de la diócesis de Klerksdorp (Sudáfrica), fue asesinado mientras manejaba su coche, por cuatro bandidos de la calle, cerca a Bloemhof, el 27 de febrero de 2009. Nacido el 6 de junio de 1975 fue ordenado sacerdote el 22 de diciembre de 2002. Llevaba a cabo su servicio en la Peter’s Catholic Church  de Jouberton.
(Ver Agencia Fides 10/3/2009)

Don Lionel Sham, 66 años, párroco de Mohlakeng (Arquidiócesis de Johannesburgo, Sudáfrica), fue asesinado el 7 de marzo de 2009, después de haber sido raptado de su casa en Mohlakeng. El cuerpo fue recuperado por la policía el domingo 8 de marzo, pocas horas después de la desaparición del sacerdote de su parroquia. El p. Sham Lionel era conocido por ser abierto con todos y generoso con las personas en necesidad.
(Ver Agencia Fides 10/3/2009)

El domingo 8 de marzo fue asesinado don Révocat Gahimbare, párroco de la parroquia de Karuzi, en Burundi. El sacerdote fue asesinado por 4 bandidos disfrazados de policías que habían robado el monasterio de las Hermanas “Bene Maria”. Habiendo sabido del asalto, don Gahimbare se dirigió en auxilio a las religiosas, pero los bandidos le tendieron una emboscada por la calle. El sacerdote fue alcanzado por una bala que lo mató.
(Ver Agencia Fides 10/3/2009)

Dos sacerdotes redentoristas, el padre Gabriel Fernando Montoya Tamayo (40 años) y el padre Jesús Ariel Jiménez (45 años), fueron asesinados las noche del 16  de marzo de 2009 en el municipio de La Primavera (Vichada), en Colombia. Los trágicos eventos se realizaron en el sector de La Pascua, jurisdicción del municipio La Primavera, en el departamento de Vichada, a más de 500 kilómetros de Bogotá y en la frontera con Venezuela. El doble crimen fue cometido por un hombre que la tarde del 16 de marzo entró en la casa de los sacerdotes en el Colegio de La Pascua, muy probablemente buscando dinero, asesinándolos a los dos con un arma de fuego mientras estaban conectados a Internet. El p. Gabriel Fernando Montoya era desde hace siete años director del Colegio y estaba por pasar el cargo al p. Jesús Ariel Jiménez, que había llegado hace poco tiempo como responsable.
(Ver Agencia Fides 18/3/2009; 20/3/2009) 

El sacerdote español Ramiro Ludeña, 64 años, fue asesinado el 20 de marzo de 2009 en Recife, al nordeste de Brasil, donde trabajaba desde hace 34 años en una asociación de ayuda a los niños de la calle. Según las informaciones difundidas por la policía, don Ludeño fue asesinado con un tiro de fusil mientras salía con su vehículo de un estacionamiento. El disparo lo alcanzó en el brazo y le perforó el tórax. La policía detuvo a un joven de 15 años que confesó el crimen y se encontró también el arma utilizada. El adolescente explicó que quería robar al sacerdote mientras se encontraba en su automóvil, y disparó porque pensó que estaba buscando un arma para defenderse. El sacerdote español, originario de Toledo, residía en Brasil desde hace 34 años y trabajaba con el Movimiento de Apoyo a los Meninos da Rua (Mamer), dirigido a adolescentes de la localidad de Jaboatao dos Guarapes, en el área metropolitana de Recife. Según los amigos del religioso, don Ludeño era muy afectuoso y querido por todos, y no había nunca recibido amenazas. Lo describen como un hombre tranquilo, pero “enérgico y determinado” cuando se trataba de defender la Ong. Era “un sacerdote dotado de una gran sensibilidad social, que trataba de arrancar a los niños y adolescentes de la pobreza y de la tentación de entrar en la criminalidad”.
(Ver Agencia Fides 21/3/2009) 

El sacerdote estadounidense Lorenzo Rosebaugh, de 74 años, de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada (OMI), fue asesinado en Guatemala el 18 de mayo de 2009 luego de un asalto en el Parque Nacional Laguna Lachuá, en Alta Verapaz, una comunidad rural en el norte de Guatemala, a lo largo de un camino de campaña que une la comunidad de Chisec con Ixcán. Dos hombres armados con fusil y con el rostro cubierto detuvieron el automóvil del p. Rosebaugh en la que viajaban otros cuatro sacerdotes, todos Misioneros Oblatos de María Inmaculada (OMI), quienes se dirigían a Laguna Lachuá para una reunión. Después de haberles quitado sus posesiones, los delincuentes dispararon contra los religiosos, matando al p. Rosebaugh e hiriendo gravemente al p. Jean Claude Nowama, originario de la República Democrática de Congo, mientras los otros dos salieron ilesos del atentado. A los sacerdotes les robaron dinero, un celular y objetos litúrgicos. El p. Rosebaugh estaba en Guatemala desde 1993. Fue párroco en Chicaman, una parroquia de montaña poblada por los Maya, y luego en la comunidad de Ixcán, una región al norte del país, conocida por la alta concentración de criminalidad, donde permaneció hasta el 2000. Después de haber regresado a la patria para asistir a su madre, regresó a Guatemala en el 2005, ocupándose de los enfermos, de los pobres y de los encarcelados.
(Ver Agencia Fides 20/5/2009) 

Padre Ernst Plochl, austriaco de 78 años, de la Congregación de los Misioneros de Mariannhill fue asesinado en la provincia Sudafricana del Cabo. El cuerpo del misionero, en Sudáfrica desde hace más de 40 años, fue encontrado la mañana del domingo 31 de mayo de 2009, en la aislada estación de misión de María Zell. Al principio, las autoridades locales habían dicho que el misionero fue asesinado con arma de fuego, después que había sido estrangulado. P. Ploechl dirigía una escuela de 400 alumnos en Matatiele, una ciudad al sur del país. P. Ploechl nació en Neumarkt im Mühlkreis en el distrito Austriaco de Freistadt, donde conservaba fuertes lazos y era admirado por su compromiso con los pobres.
(Ver Fides 2/6/2009)

Jorge Humberto Echeverri Garro, de 40 años, profesor y agente de pastoral, el 11 de junio de 2009 se encontraba en Colonos, Panamá de Arauca (Colombia), para asistir a una reunión de Pastoral Social centrada en proyectos de la Iglesia en la zona a favor del fortalecimiento de la Comunidad, de acuerdo con Caritas Alemania. Durante la reunión, un grupo de guerrilleros invadieron el centro de la ciudad y se dirigieron al lugar de la reunión donde, sin dar ninguna explicación, asesinaron a tiros al docente.
Según el comunicado emitido por Monseñor Héctor Fabio Henao Gaviria, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social, “Jorge Humberto, además de ser reconocido por su liderazgo también era catequista y miembro de la red de docentes en el ámbito de otra propuesta de Pastoral Social con los Centros Educativos Gestores de Paz y Convivencia, que se desarrolla en esta zona, de acuerdo con ACNUR”.
(Ver Fides 15/6/2009)

El sacerdote mexicano Habacuc Benítez Hernández, de 39 años, y los jóvenes seminaristas de Oregón, Eduardo Benítez, de 19, y Silvestre González Cambrón, 21, ambos de Ajuchitlán (Guerrero), fueron asesinados mientras se dirigían a una reunión de pastoral vocacional, la noche del sábado, 13 de junio de, 2009, en el municipio de Arcelia, en Tierra Caliente (Guerrero). El sacerdote era coordinador de pastoral vocacional en la Diócesis de Ciudad Altamirano (México). Según la reconstrucción de la policía, el sacerdote y los seminaristas recibieron varios disparos efectuados por algunas personas en torno a las siete de la tarde del Sábado, 13 de junio mientras viajaban a bordo de una furgoneta. Estaban conduciendo por una de las calles centrales de Arcelia, cuando de repente otro vehículo llegó hasta ellos, les hicieron bajar de la furgoneta y les dieron varios disparos. El arzobispo de Acapulco, Mons. Felipe Aguirre Franco, señaló que en esa región se trata de resolver todo con un arma, con la lógica del ajuste de cuentas, del derramamiento de sangre. Al mismo tiempo, “las fuerzas armadas no son suficientes para resolver el problema global del tráfico de drogas y la violencia”.
(Ver Fides 16/6/2009)

El 15 de junio de 2009 fue asesinado P. Gisley Azevedo Gomes, CSS, 31 años, Asesor nacional de la Sección de Juventud de la Conferencia Episcopal de Brasil (CNBB). El cuerpo del sacerdote fue encontrado al día siguiente, 16 de junio, cerca de Brazlandia, ciudad satélite de Brasilia (DF), dentro de su automóvil; tenía un tiro en la cara y dos en la cabeza. La policía arrestó a algunos jóvenes, autores del crimen: subieron a su coche, primero le robaron y luego lo asesinaron. Originario de Morrinhos, p. Gisley había entrado en la Congregación de los Sagrados Estigmas de Nuestro Señor Jesucristo, y había sido ordenado sacerdote en mayo de 2005.
Era Asesor nacional de la Sección de Juventud de la CNBB desde hacia dos años. Comprometido con los jóvenes, organizaba conjuntamente la Pastoral Juvenil de Brasil, la Campaña Nacional sobre el tema “juventud en marcha contra la violencia”. “De forma deplorable - han dicho los obispos - ha sido víctima de la violencia que quería combatir”.
(Ver Fides 17/6/2009)
Don Mariano Arroyo Merino, originario de España, 74 años, fue encontrado muerto en su parroquia en el Santuario de Nuestra Señora de la Regla en Cuba, el 13 de julio de 2009. El cuerpo del sacerdote fue encontrado por los bomberos en torno a las 6:10 de la mañana (hora local), después de que el vigilante nocturno había visto salir humo de la parroquia. Los homicidas apuñalaron al P. Arroyo y luego le prendieron fuego. Su cuerpo estaba esposado, amordazado y parcialmente quemado. El sacerdote había prestado servicios en Cuba durante los últimos 12 años en la zona residencial de la Avana, desarrollando un intenso trabajo pastoral y desplegando un particular carisma hacia la religiosidad popular y el sincretismo religioso. D. Mariano Arroyo nació el 20 de febrero de 1935, en Cabezón de la Sal , Cantabria (España). Fue ordenado sacerdote el 17 de abril de 1960. Poco después, en 1962, partió como misionero a Santiago de Chile, donde permaneció hasta 1968. De 1969 a 1979 trabaja nuevamente en Madrid, España, como párroco y formador del Seminario. En 1980 regresó a Chile, y prestó servicio en varias parroquias de la diócesis de Copiapó. Llegó a La Habana el 19 de enero de 1997. En marzo siguiente, fue nombrado párroco de Nuestra Señora del Pilar, en La Habana , y en diciembre de 2004, Rector y párroco del Santuario Nacional de Nuestra Señora de Regla. Era también asesor del Movimiento de Trabajadores Cristianos y director del Instituto de ciencias religiosas “Padre Félix Varela”. El Padre Arroyo pertenecía a la Obra Cooperación Sacerdotal Hispano-Americana (OCSHA)
(Ver Agencia Fides 14/7/2009, 16/7/2009, 21/7/2009)

El joven congoleño Ricky Agusa Sukaka, 27 años, agente de Caritas, fue asesinado en la tarde del 15 de julio de 2009 en Musezero en el norte de Kivu, República Democrática del Congo. Según una reconstrucción del crimen, el joven, que trabajaba desde hacia un año como ingeniero agrónomo en un proyecto de Secours Catholique-Caritas France, fue abordado por dos hombres vestidos con uniformes del ejército mientras regresaba a su casa. Posteriormente se encontró su cadáver, al cual habían robado la camisa que llevaba puesta de Secours Catholique y la cartera. Caritas Internacional ha condenado “el brutal asesinato de un joven que trabajaba con valentía en una zona de guerra para ayudar a otros a reconstruir sus vidas”.

Don James Mukalel, 39 años, fue encontrado muerto en los alrededores de Mangalore, estado de Karnataka, en India meridional. Su cadáver ha sido encontrado en el campo por algunos parroquianos, el 30 de julio de 2009, después de que el joven sacerdote no había regresado a su parroquia, en la diócesis siro-malabar de Belthangady. El 29 de julio, en las horas inmediatamente antes de la muerte, el sacerdote, según los normales compromisos pastorales, había visitado algunas familias, almorzado en un convento, celebrado un funeral. Según las hipótesis, podría tratarse de un caso de violencia anticristiana, dado que el año pasado en el área se verificaron algunos casos de ataques de integralistas.
(Ver Agencia Fides 31/7/2009)

El cuerpo sin vida del redentorista salvadoreño p. Leopoldo Cruz, quien estaba desaparecido desde mitad de Agosto, fue encontrado muerto el 24 de agosto en un canal de una zona rural de El Salvador. El cuerpo estaba ya en proceso de descomposición, por lo cual resulta difícil establecer con certeza las causas de la muerte. Sin embargo, días después, fue arrestado un joven encontrado mientras manejaba el automóvil del Padre Cruz
(Ver Agencia Fides 4/9/2009)

Don Cecilio Lucero, filipino de 48 años, fue asesinado el 6 de setiembre, por un grupo de hombres armados en la provincia de Samar del Norte, al sur de la capital Manila (Filipinas). Según fuentes de la policía local, el sacerdote viajaba en su auto cuando fue detenido por unas 30 personas que hicieron fuego asesinándolo al instante. Otras dos personas que estaban con él en el vehículo fueron gravemente heridas. D. Lucero, párroco de la ciudad de Catubig, era considerado por todos un defensor de los más débiles y un activista a favor de los derechos humanos. Era responsable de la Comisión por los Derechos Humanos de la diócesis de Catarman, a la que pertenecía, y había comenzado varias iniciativas y proyectos en defensa de los pobres, denunciando abusos de poder. Tenía además algunos parientes involucrados en la política en la provincia de Samar del Norte. Este hecho, según los investigadores, podría estar relacionado al homicidio: una especie de venganza o de advertencia trasversal de tipo político. En la región de Samar del Norte son numerosos los homicidios de políticos, periodistas, agentes sociales y pastorales que osan alzar la voz para defender los derechos humanos de las categorías más débiles o acusar de corrupción a los potentes.
(Ver Agencia Fides 7/9/2009)

Don Ruggero Ruvoletto, misionero Fidei donum italiano, de 52 años, fue asesinado el 19 de setiembre de 2009, en su parroquia dedicada al “Sagrado Corazón de María” en Santa Etelvina, barrio periférico de Manaus (Brasil). El diácono de la parroquia, oídos los disparos, corrió y encontró el cuerpo sin vida de don Ruggero, arrodillado cerca a la cama, con la cabeza reclinada, golpeado en la nuca por un proyectil. Por testimonios recogidos en el lugar, parece que robaron unos cincuenta reales (unos 19 Euro), dejando mucho más dinero en la habitación. Don Ruggero Rivoletto nació en Galta di Vigonovo el 23 de marzo de 1957, provincia de Venecia, diócesis de Padua. Fue ordenado sacerdote en 1982. Después de haber estudiado eclesiología en Roma, entró de nuevo en la diócesis en agosto de 1994, donde se ocupó por un año de Pastoral social y del trabajo, siendo luego nombrado Director del Centro Misionero Diocesano, cargo que ocupó de 1995 a 2003. El 6 de julio de 2003 partió hacia Brasil, como misionero fidei donum, en la diócesis de Itaguaì en Mangaratiba. Al año siguiente participó en un proyecto de presencia misionera en la periferia de Manaus, querido por las diócesis locales. Un lugar de confín entre la ciudad y la selva en donde la criminalidad es particularmente agresiva. El mismo don Ruggero había participado recientemente a una manifestación para pedir mayor seguridad.
(Ver Agencia Fides 21/9/2009) 

Un sacerdote de 33 años, don Evaldo Martiol, de la diócesis de Cacador (Brasil), fue asesinado en Santa Catalina la tarde del 26 de septiembre de 2009 por dos jóvenes, de 21 y 15 años, tío y sobrino respectivamente. El sacerdote fue victima de un robo que termino en homicidio. En efecto, después de haber dejado la capilla y de haber pasado por casa de otro sacerdote, don Evaldo dio un pasaje en su coche a dos jóvenes que lo asesinaron. Al día siguiente, la policía identificó a los criminales, que tenían todavía consigo el coche, el teléfono móvil y los documentos del sacerdote. Ambos confesaron e indicaron el lugar donde encontrar el cuerpo del sacerdote. 5 kilómetros a las afueras de la zona urbana de Cacador, con cuatro disparos. Don Evaldo, original de Timbò Grande, fue ordenado sacerdote el 26 de abril del 2003. “Su método de evangelizar fue la amistad” recordó el Obispo diocesano, Mons. Luiz Carlos Eccell, durante los funerales celebrados en la Catedral en la que el sacerdote trabajó, y que estaba llena de fieles compadecidos y adolorados, porque “padre Evaldo fue un hijo muy amado que hizo amistad con todos”.
(Ver Agencia Fides 29/9/2009)

El cuerpo sin vida del padre Oscar Danilo Cardozo Ossa ha sido hallado en la casa parroquial de la parroquia San Luis María de Montford en Villavicencio (Colombia), la cual era párroco desde el 2003, en la tarde del domingo 27 de septiembre de 2009. Algunos feligreses viendo que el sacerdote no llegaba para celebrar la Santa Misa vespertina, fueron a buscarlo a la casa parroquial y encontraron su cuerpo sin vida. Según cuanto han comunicado las autoridades de la policía, no se encontraron señales de rotura o fuerce, por lo que muy probablemente los asesinos eran conocidos del sacerdote. En el lugar se encontraron una maleta y algunas cuerdas. Padre Oscar Danilo Cardozo nació el 7 de abril de 1952 en Toro (Valle). Fue ordenado sacerdote el 10 de junio de 1983. Ha sido Vicerrector del seminario menor San Pío X en Restrepo, Vicario Cooperador de San José Obrero, fundador y párroco de la Parroquia María Auxiliadora, Capellán de la Colonia penal de Acacias, Párroco de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro barrio la Grama, San José Obrero del barrio Nuevo Ricaute, San Luís María de Montfort (desde 2003), y delegado archidiocesano para la emisora y el periódico “Eco Llanero”
(Ver Agencia Fides 29/9/2009)


El joven William Quijano, 21 años, de la comunidad de San Egidio en San Salvador, ha sido asesinado con varios disparos mientras regresaba a casa la tarde del 28 de septiembre de 2009. Los asesinos formaban parte de una de esas bandas violentas organizadas que alistan a los jóvenes pobres de las periferias de Centro América. Desde hacia cinco años William estaba comprometido en la Escuela de la Paz con los niños pobres del barrio de Apopa, en los suburbios de la capital. Su vida pacífica y buena, al servicio de los jóvenes y los más necesitados era conocida y representaba una alternativa a las “bandas”.
(Ver Agencia Fides 1/10/2009)

El cuerpo del Rev. P. Ed Hinds, párroco de la Iglesia de San Patricio en Chatham, en New Jersey,  fue encontrado el sábado por la mañana, 24 de octubre 2009, a 10 millas aproximadamente de distancia de Newark, en la cocina del rectorado adyacente a la Iglesia, con numerosos traumas y heridas provocadas por arma blanca. En la mañana del sábado, poco después de las 8, un diácono y una persona de mantenimiento fueron a buscarlo, ya que no se había presentado para la Misa de la mañana, descubriendo así el asesinato. El sacerdote, de 61 años, había sido visto por última vez la tarde precedente, en torno a las 23 horas, durante un encuentro comunitario en los locales de la rectoría, y estaba bien. Muy comprometido en el sostenimiento a los marginados, el sacerdote era considerado el alma y corazón de la comunidad de San Patricio, donde fue párroco por 7 años.
(Ver Agencia Fides 26/10/2009)

D. Luis Jousseaume, sacerdote de la diócesis de Luçon (Francia) ha sido atacado y asesinado en la noche del 26 de octubre  de 2009 en la casa parroquial de Egletons, diócesis de Tulle, donde era párroco desde 1981, así como capellán del movimiento “Chrétien en monde rural” ( CMR) y responsable de la Pastoral litúrgica y sacramental. El sacerdote con 70 años recién cumplidos, desde hacia más de 40 prestaba servicios pastorales en la diócesis de Tulle, donde entre otras cosas había sido capellán del instituto Breeve y comprometido en el mundo de la discapacidad. De cuantos le conocían fue descrito como un hombre cariñoso, abierto, que había pasado toda su vida bajo el signo del Evangelio, ocupándose especialmente de los más pobres y los más débiles, especialmente discapacitados. Uno de estos marginados desequilibrado lo atacó y mató.

Sor Marguerite Bartz, 64 años, de las Hermanas del Santísimo Sacramento para los Indios y los Negros (SBS), con sede en Bensalen, Pensilvania, fue asesinada en su convento de Saint Berard, en la zona de los Navajos, en Nuevo Méjico, el domingo 1 de noviembre. Cuando la religiosa no se presentó a misa dominical un colaborador fue a buscarla y encontró su cuerpo. Según el FBI la religiosa fue asesinada en la noche entre el sábado 31 de octubre y la mañana del domingo 1 de novembre de 2009. La religiosa era conocida por ser una mujer apasionada desde siempre en la búsqueda de la justicia y de la paz. Sor Marguerite nación en Plymouth, Wisconsin, en 1945. Entro en la Congregación de las Hermanas del Santísimo Sacramento (SBS) en 1966, en Beaumont, Texas, y emitió sus votos perpetuos en 1974. Después de graduarse en Letras y hacer un master en Educación Religiosa, durante más de 40 años, Sor Margarita estuvo en misiones en diferentes lugares. Las Hermanas del Santísimo Sacramento para los Indios y Negros (SBS) fueron fundadas en 1891 por Santa Caterina Drexel (1858-1955) para difundir el mensaje y la vida eucarística en medio de los Indios y de los afroamericanos.
(Ver Agencia Fides 03/11/2009)

P. Hidalberto Henrique Guimaraes, de 48 años, párroco de la Iglesia de la Virgen de las Gracias del municipio de Murici en la periferia de Maceió (AL), en Brasil, fue encontrado asesinado el 7 de noviembre de 2009, dos días después de su desaparición. El sábado 7 tenía programada una Celebración Eucarística en la ciudad de Branquinha, pero precisamente a causa de su ausencia un amigo se dirigió a su casa. Al llegar, encontró el cuerpo ensangrentado del sacerdote en el piso de la cocina, con múltiples cortes en todo el cuerpo. P. Hidalberto fue ordenado sacerdote en la iglesia de San José, en el barrio de Trapiche, Maceió, el 14 de diciembre de 1992. Recientemente se había licenciado en periodismo. Era muy querido por sus parroquianos (Ver Agencia Fides 10/11/2009; 12/11/2009)

Fue encontrado muerto en una provincia de la parte oriental de Guatemala el sacerdote capuchino guatemalteco P. Miguel Ángel Hernández, 45 años, desde hacia cuatro años responsable de una parroquia de Ocotepeque (Honduras) y desaparecido desde hacia días. Fuentes de la policía de Honduras habían comunicado que el P. Hernández había sido raptado mientras se dirigía a Ocotepeque, a la ciudad oriental de Chiquimula (Guatemala). El cuerpo del sacerdote fue encontrado en un hotel de la ciudad de Esquipulas, a 222 kilómetros aproximadamente al este de la capital, con diversas cuchilladas. Su muerte ocurrió el 8 de noviembre de 2009. Los Capuchinos trabajan desde hace muchos años en la zona fronteriza entre Honduras y Guatemala, donde tienen diversas comunidades. P. Miguel ha sido director de un colegio católico y era muy amigo de los jóvenes. Ha sido definido como un hombre muy dedicado en su trabajo, simple, claro en su predicación y muy sincero y coherente.
(Ver Agencia Fides 11/11/2009; 12/11/2009)

Don Jean Gaston Buli fue asesinado en la noche entre el 9 y 10 de noviembre de 2009 por bandidos armados que entraron en la casa parroquial de Nyakasanza, en Bunia, en Ituri (República Democrática del Congo). Alrededor de las 2.30 de la mañana, los ladrones forzaron la puerta de la oficina e hirieron al sacerdote, que, fue transportando a un hospital cercano, pero que lamentablemente murió poco después debido a una hemorragia grave. Don Jean Gastón, con 24 años de sacerdocio, había sido recientemente nombrado vicario-tesorero de la parroquia de Nyakasanza.

Don Daniel Cizimya Nakamaga, 51 años, desde hace 12 sacerdote en Bukavu (R.D. Congo) fue asesinado en su parroquia de Kabare el domingo 6 de diciembre de 2009 hacia las dos de la madrugada. Unos desconocidos asaltaron la casa parroquial en la noche, después de haber roto la reja de una ventana entraron en la casa. Don Daniel trató de refugiarse en su habitación, pero fue encontrado por los delincuentes y asesinado a sangre fría.
(Ver Agencia Fides 9/12/2009)

Padre Louis Blondel, de los Misioneros de África (Padres Blancos), fue asesinado la noche entre el domingo 6 de diciembre y el lunes 7 de 2009, en Diepsloot, una de las poblaciones de Pretoria, en Sudáfrica. En la noche, tres jóvenes entraron en la casa de los misioneros. Luego de despertar a uno de los hermanos de la comunidad  de p. Louis y a otra persona que dormía en la casa, y después de haberles quitado los teléfonos celulares, pidieron abrir la puerta principal de la casa. En ese momento ingresó otro joven, quien preguntó si había otras personas en la casa. Luego se dirigió a la habitación del P. Louis Blondel, el cual abrió la puerta y fue inmediatamente asesinado de un solo disparo. El P. Louis Blondel tenía 70 años y era originario del norte de Francia. Había enseñado filosofía en Tanzania por 15 años. Desde 1987 se había transferido a Sudáfrica. En junio del 2009 había terminado su segundo mandato como Superior de la Provincia de África Austral (Malawi, Mozambique y Sudáfrica) de los Padres Blancos. Enseñó filosofía en el Saint Peter’s Seminary, Hammanskraal. Luego de fundar “Cordis”, un centro Emmaus, y de haber trabajado en el desarrollo de Orange Farm, una inmensa población de Johannesburgo, en el 2008, el P. Blondel se había trasladado a Diepsloot, otra población de cerca de 300 mil personas que se encuentra entre Johannesburg y Pretoria. En Diepsloot, el P. Bondet abrió una nueva parroquia.
(Ver Agencia Fides 9/12/2009)

En la tarde del 7 de diciembre de  2009 fue asesinada la hermana Denise Kahambu Muhayirwa, de 44 años, monja trapense, por hombres armados en uniforme, que habían entrado en el monasterio de “Notre Dame de la Clarté” en Murhesa, a 20 kilómetros de Bukavu, en el territorio de Kabare, en República Democrática del Congo. La monja, responsable de la recepción y acogida del monasterio, fue asesinada alrededor de las 20 horas, mientras que, después de cantar las vísperas en la comunidad, iba a recoger las mesas donde habían comido los invitados de Goma que iban a asistir a la entrada de sus hijas al noviciado al día siguiente, 8 de diciembre. Al notar la presencia de invitados no deseados, la monja echó a correr, gritando para advertir a sus hermanas, perseguida por delincuentes que la dispararon en la pierna, causándole la muerte.
(Ver Agencia Fides 9/12/2009)

P. Jeremiah Roche, irlandes, de la Sociedad de San Patricio para las Misiones Extranjeras, fue asesinado en la noche del 10 al 11 de diciembre de 2009 or algunos desconocidos que entraron en su casa en Kericho, a 250 kilómetros de Nairobi. (Kenya). El cuerpo del misionario, que vivia solo, fue descubierto por algunos parroquianos alarmados por el hecho que P. Roche no se presentó para celebrar la Misa de las 6 de la mañana. El misionero estaba en su cama con las manos amarradas y con heridas de machete en la cabeza. P. Roche prestaba servicio en Kenia desde 1968, y hacía poco tiempo había terminado una nueva iglesia. Había promovido diversos proyectos de desarrollo, gracias también a su incesante actividad de recoger fondos, apoyada por su familia. Probablemente algunos jóvenes del lugar, como narró el comandante de la policía local, habrán pensado que el misionero poseía tal vez algún tesoro, introduciéndose así en su casa para robarlo, episodio que tuvo un trágico desenlace. Robaron ropa que se encontró después tirada en la calle, un reproductor de CD y el movil.
(Ver Agencia Fides 12/12/2009)

El sacerdote brasileño don Alvino Broering, 46 años, ha sido acuchillado al alba del 14 de diciembre en el estado meridional de Santa Catarina (Brasil) por un hombre que después ha robado su coche, según la información difundida por la policía. El sacerdote, herido por diversas cuchilladas en la espalda, abdomen y cara, ha sido transportado al hospital Marieta Konder Bornhausen, dónde lo han sometido a intervención quirúrgica, pero desaforadamente ha muerto poco después. Don Alvino era Capellán de la Universidad de Vale do Itajai y director-administrador de la Radio Comunitaria Conceição FM. La radio en el 2010 cumplirá 10 años de vida y padre Alvino había comenzado ya a hacer los preparativos del aniversario que celebrar. También ha sido miembro de la Academia de Letras de Itajai, y era un sacerdote muy activo en la ciudad y en la región. Era un sacerdote muy disponible, de carácter jovial, carismático y querido por todos. (Ver Agencia Fides 15/12/2009)

El sacerdote colombiano Emir Jaramillo Cárdenas fue asesinado el domingo 20 de dicembre de 2009 en su casa, ubicada en Santa Rosa de Osos, a unos 74 kilómetros de la ciudad de Medellín. Según algunos conocidos del sacerdote, que estaba a cargo de la "Capilla de Nuestro Señor de la Humildad", el padre Jaramillo no había recibido ninguna amenaza contra su vida. Su cuerpo ha sido encontrado por un pariente que, sorprendido por el hecho de que no estaba en la capilla, fue en su busca. La puerta de su apartamento estaba abierta y al entrar ha encontrado el cuerpo del sacerdote con heridas de cuchillo. Don Emiro Jaramillo nació en 1936 y fue ordenado sacerdote en 1966. Desde 1999 trabajó en la capilla dedicada a “Nuestro Señor de la Humildad”, un lugar rico en historia y espiritualidad, muy frecuentado por los fieles de esta ciudad
(Ver Agencia Fides 22/12/2009)

LOS AGENTES PASTORALES ASESINADOS EN EL AÑO 2010

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – Como de costumbre, la Agencia Fides publica al final del año la lista de los agentes pastorales que han perdido la vida en modo violento durante los últimos 12 meses.  Según las informaciones que tenemos, en el año 2010 han sido asesinados 25 agentes pastorales: 1 Obispo, 17 sacerdotes, 1 religioso, 1 religiosa, 2 seminaristas, 3 laicos.

Analizando la lista por continente, también este año al primer puesto figura, con un número extremadamente elevado, AMERICA, bañada por la sangre de 17 agentes pastorales: 12 sacerdotes, 1 religioso, 1 seminarista, 3 laicos. Seguida por ASIA, con 1 Obispo, 4 sacerdotes y 1 religiosa asesinados. Por último se encuentra ÁFRICA, donde han perdido la vida en modo violento un sacerdote y un seminarista.

El recuento de Fides no hace referencia sólo a los misioneros ad gentes en sentido estricto, sino a todos los agentes pastorales muertos de forma violenta. Con respecto a estos solo usamos el término “mártires” en su sentido etimológico de “testigo”, para no entrar en mérito al juicio que la Iglesia podrá eventualmente dar sobre algunos de ellos, y también por las pocas noticias que, en la mayor parte de los casos, se logran recoger sobre su vida e incluso sobre las circunstancias de su muerte. En este sentido, se registra, en el año que termina, la apertura del proceso de beatificación del sacerdote Fidei donum don Daniel Badillo, originario de la diócesis de Faenza (Italia), asesinado en el Perú en 1997, y la beatificación del polaco Jerzy Popieluszko, mártir, asesinado por odio a la fe, el 20 de octubre 1984, cerca de Wroclawek, Polonia 

El martirio es “una forma de amor total a Dios”, se funda “en la muerte de Jesús, en su sacrificio supremo de amor, consumado en la cruz a fin de que pudiéramos tener la vida”, y la fuerza para afrontarlo viene “la profunda e íntima unión con Cristo, porque el martirio y la vocación al martirio no son el resultado de un esfuerzo humano, sino la respuesta a una iniciativa y a una llamada de Dios, son un don de su gracia, que nos hace capaces de dar la propia vida por amor a Cristo y a la Iglesia, y así al mundo” (Benedicto XVI, audiencia general 11 agosto 2010).

Las escasas notas biográficas de estos hermanos y hermanas asesinados nos hacen comprender como han ofrecido toda su vida, casi siempre en el silencio y en la humildad del trabajo cotidiano, “por amor a Cristo y a la Iglesia, y así al mundo”. Su compromiso radical y total fue la proclamación del Evangelio de Jesucristo, hecho no sólo con palabras sino con el testimonio de sus vidas, en situaciones de sufrimiento, de pobreza, de tensión, de violencia... sin discriminación de ningún tipo, sino con el único objetivo de hacer concreto el amor del Padre y promover a la persona humana, creada a imagen y semejanza de Dios   

Algunos fueron víctimas de esa violencia, contra la que luchaban o de su disponibilidad a ayudar a los demás en sus pequeños problemas cotidianos, poniendo en segundo lugar su propia seguridad. También este año muchos han muerto en intentos de robo o secuestros que han terminado mal, sorprendidos en sus casas por bandidos en busca de tesoros imaginarios. Otros fueron eliminados solo porque en nombre de Cristo contraponían el amor al odio, la esperanza a la desesperación, el diálogo a la oposición violenta, el derecho al abuso.

“Nuestro mundo continúa estando marcado por la violencia, especialmente contra los discípulos de Cristo” ha dicho el Papa Benedicto XVI (Ángelus del 26 de diciembre del 2010), recordando como "la tierra está manchada de sangre" en varias partes del mundo, afectando incluso a las comunidades católicas reunidas en oración en los lugares de culto. A este elenco provisional redactado anualmente por la Agencia Fides, debe añadirse siempre la larga lista de aquellas personas de las que quizás nunca se tendrá noticia, que en cada ángulo del planeta sufren y pagan incluso con la vida su fe en Cristo. Se trata de aquella “nube de soldados desconocidos de la gran causa de Dios” – según la expresión del Papa Juan Pablo II – a quienes miramos con gratitud y veneración, incluso sin conocer sus rostros, y sin los cuales la Iglesia y el mundo serían muchísimo más pobres.


PANORAMA DE LOS CONTINENTES


AMÉRICA
En América han sido asesinados17 agentes pastorales: 12 sacerdotes, 1 religioso, 1 seminarista, 3 laicos. Han sido asesinados en Brasil (6), Colombia (4), México (2), Perú (2), Venezuela, Haití, Ecuador.
En Brasil, que también este año cuenta con el mayor número de agentes pastorales asesinados, fueron asesinados don Dejair Gonçalves de Almeida y el laico Epaminondas Marques da Silva, agredidos en la casa parroquial por bandidos en busca de dinero; Don Rubens Almeida Gonçalves, asesinado en su parroquia, probablemente por una discusión con una persona que a la que le negó el alquiler de la sala de la parroquia; el seminarista  Mario Dayvit Pinheiro Reis, quien fue asesinado por unos ladrones que querían robar su automóvil; Don Bernardo Muñiz Rabelo Amaral, atacado por un hombre al que había dado un pasaje en su coche; Padre Josenir Morais Santana, que recibió un  disparo mientras  conducía su coche, disparado quizás por alguien a quién le había dado un pasaje.
En Colombia fueron asesinados don Román de Jesús Zapata, asesinado durante la noche en la casa parroquial; Don Herminio Calero Alumia, muerto durante una discusión en un puesto de control policial; Padre Carlos González, Presidente del Instituto Técnico San Rafael en Manizales, gravemente herido a puñaladas por dos jóvenes  que querían robarle su coche; Luis Enrique Pineda, coadjutor salesiano, que fue robado y luego apuñalado.
En México han muerto Don José Luis Puerto Parra, quien fue asesinado después de haber sido robado en la camioneta donde viajaba; don Carlos Salvador Wotto, que fue encontrado amordazado y atado en su parroquia, con quemaduras de cigarrillos en los brazos y cortes en diferentes partes del cuerpo.
En Perú, fueron víctimas de unos mal vivientes que entraron en el convento para robar el Hermano Linán Ruiz Morales, OFM, y su colaborador, Ananías Aguila: el cuerpo del primero fue encontrado en su dormitorio, que había sido desvalijado, el segundo en la cocina al lado de la iglesia, donde está el comedor de beneficencia
En Venezuela han muerto don Esteban Robert Wood: el asesinato fue atribuido a un robo perpetrado por desconocidos que terminó en asesinato. En Ecuador, el cuerpo del misionero polaco p. Miroslaw Karczewski fue encontrado en la casa parroquial, con heridas en el cuello y otras partes del cuerpo. Después de matarlo, golpeándolo con un gran crucifijo, los asesinos han robado su teléfono y su ordenador. En Haití, el agente de Caritas Julien Kénord, fue asesinado tras un intento de robo. Acababa de recibir un cheque en un banco local, cuando fue agredido con arma de fuego por unos desconocidos.

ASIA
En 2010 se han registrado en Asia 6 agentes pastorales asesinados: 1 Obispo, 4 sacerdotes, 1 religiosa. Han muerto en Irak (2), China (2), India, Turquía.
En Turquía, fue apuñalado a muerte por su chofer mientras se encontraba en su casa de Iskenderun, Su Exc. Mons. Luigi Padovese, Vicario Apostólico de Anatolia y Presidente de la Conferencia Episcopal Turca. En Irak, Don Wasim Sabieh y Don Thaier Saad Abdal fueron asesinados durante el "ataque en la Catedral siro-Católica de Bagdad, que causo decenas de muertos y heridos entre los fieles que se habían reunido para la Misa dominical.
En China, Don Joseph Zhang Shulai, vicario general de la diócesis de Ningxia, y la Hermana María Wei Yanhui, de la misma diócesis, fueron asesinados en la Casa de ancianos de Wuhai, distrito de Wuda, en la Mongolia Interior, por un laico que había querido vengarse porque había sido despedido.
En la India, Don Peter Bombacha fue asesinado por desconocidos en el ashram que fundó en Baboola, a una milla de la residencia del Obispo de Vasai, un antiguo centro habitado cerca de Mumbai (India). Su cuerpo estaba en un charco de sangre, tenía una cuerda alrededor de su cuello y un par de tijeras clavadas en la garganta

ÁFRICA
Un sacerdote y un seminarista fueron asesinados en África, ambos en la Republica Democrática del Congo. Don Christian Bakulene estaba regresando, junto con un amigo, a su parroquia en el norte de Kivu cuando dos hombres armados con uniforme militar, le bloquearon el paso y le asesinaron después de haber robado el dinero a su amigo. El seminarista jesuita de nacionalidad togolesa, Nicolas Eklou Komla, fue asesinado en las afueras de la capital, Kinshasa, mientras regresaba al escolasticado con unos amigos. Un hombre armado y enmascarado los ha detenido, al parecer para robarles, y en el forcejeo que se inició el bandido disparó varios disparos que han provocado la muerte del seminarista.

APUNTES BIOGRÁFICOS Y CIRCUNSTANCIAS DE LA MUERTE

La Agencia Fides agradece a todos aquellos que quieran señalar actualizaciones o correcciones a esta lista o a la de los años anteriores.

Don José Luis Parra Puerto, 50 años, fue asesinado en México el 17 de febrero, miércoles de ceniza., después de que le robaran la camioneta en la que viajaba. Padre José Luis Parra y su acompañante fueron obligados por unos desconocidos a salir de un negocio en el que se encontraban. Durante la agresión el sacerdote ha sido herido en la cabeza, inmediatamente después los hombres se llevaron la camioneta con el sacerdote herido, mientras el acompañante fue obligado a bajarse pudiendo pedir ayuda a las fuerzas de seguridad. El cadáver de P. Parra Puerto fue encontrado en el interior de la camioneta en la localidad de Netzahualcóyotl. Originario de Merida, era vicario de la Iglesia del Sagrario Metropolitano de Ciudad de México y Capellán de los Caballeros de Colon. Mons. Antonio Ortega Franco, Obispo auxiliar de la Arquidiócesis de México, durante la homilía de los funerales recordó a don José Parra como un sacerdote ejemplar y un buen samaritano, que por toda su vida se dedicó a construir con los otros sacerdotes un proyecto vivo de pastoral social.
Véase Agencia Fides 22/02/2010

Don Dejair Gonçalves de Almeida, de 32 años, murió el martes 16 de marzo a las 7 de la mañana en el Hospital San Juan Bautista en Volta Redonda, a unos 80 Km. de Río de Janeiro (Brasil), como consecuencia de una brutal agresión. El domingo, 14 de marzo, el sacerdote fue agredido mientras regresaba de la “Comunidad eclesial del buen Jesús”, en el barrio Agua Limpa. Con él se encontraba un ex seminarista Epaminondas Marques da Silva, de 26 años, quien murió por un balazo en la cabeza. Según la información de la Diócesis de Barra do Pirai en Volta Redonda, el Padre Dejair y Epaminondas fueron raptados y llevados a la rectoría en las primeras horas del domingo. “Los secuestradores querían dinero y, como no encontraron nada en la Iglesia, le dispararon a ambos en la cabeza. El ex seminarista murió instantáneamente mientras que el sacerdote sobrevivió y fue operado inmediatamente, sin embargo no logró sobrevivir. El ex seminarista había sido coordinador de la Comunidad Eclesial de Santa Cruz. El Padre Dejair Gonçalves de Almeida nació en Arantina (MG) era canciller de la diócesis de Barra do Pirai Volta Redonda y asesor del Apostolado Diocesano de la Oración. Trabajó como sacerdote en la zona Nuestra Señora de las Gracias, donde sirvió a ocho Comunidades Eclesiales.
Véase Agencia Fides 17/03/2010

El sábado, 20 de marzo, Luis Enrique Pineda, coadjutor salesiano de la Inspectoría “San Pedro Claver” de Colombia-Bogotá (COB), fue asesinado en la capital, Bogotá, a las 8 de la tarde. Mientras iba a visitar a su familia fue atacado por tres delincuentes que le robaron y lo apuñalaron, dejándolo en el suelo. A pesar de las heridas logró parar un taxi y pedirle que le llevase a urgencias, donde murió. Luis Enrique Pineda nació el 24 de mayo de 1953 en Otanche-Boyacá y emitió los primeros votos religiosos en Rionegro, Antioquia, el 24 de enero de 1977. Para ser competente profesionalmente y para servir a los jóvenes se graduó en Psicología. Fue el autor de varias investigaciones y estudios que realizo para ayudar a los jóvenes a desarrollar un proyecto de vida coherente.
Véase Agencia Fides 25/03/2010

El cuerpo del sacerdote Román de Jesús Zapata, fue encontrado el 24 de marzo en la casa cural de una parroquia de la jurisdicción de Currulao, Turbo, cerca de 500 Km. de la capital, Bogotá, donde era párroco. El sacerdote diocesano, de 51 años, fue encontrado en el baño, desnudo, con las manos atadas y la mitad del cuerpo cubierto por una sabana, lo que hace pensar a las autoridades que haya muerto por asfixia. Según los familiares, el religioso no había recibido ningún tipo de amenaza de muerte. El cuerpo sin vida del sacerdote fue encontrado por la mujer encargada de hacer sonar las campanas en la iglesia, quien al ver que no llegaba fue a buscarlo.
Véase Agencia Fides 26/03/2010

El sacerdote de origen estadounidense Esteban Robert Wood, de 68 años, párroco de la Parroquia “Sagrada Familia” en Puerto Ordaz fue asesinado la noche del miércoles 28 de abril en la casa parroquial del barrio Unare en Puerto Ordaz, en el estado de Bolivar en Venezuela. El sacerdote era de Vancouver, en el estado de Washington (Estado Unidos de América) y había vivido más de 23 años en Venezuela. Uno de los agentes que trabaja en la parroquia encontró al sacerdote muerto, con heridas provocadas por un puñal. Tanto el Obispo como la prensa local, atribuyen el asesinado a un robo perpetrado por desconocidos y que terminó con el asesinato del sacerdote. Quién lo ha conocido recuerda al p. Wood como “una excelente persona y muy humilde”, “comprometido con la comunidad y trabajaba mucho, también en proyectos de Ciudad Guayana”. Precisamente algunas semanas antes había iniciado una “Campaña por la defensa de la Vida y de la Paz”, contra la violencia de la que él mismo fue víctima.
Véase Agencia Fides 03/05/2010

P. Peter Bombacha, de 74 años, fue asesinado por unos desconocidos en la noche del 28 de abril del 2010, en el ashram fundado por él en Baboola, a un kilómetro de la residencia del Obispo de Vasai, antiguo centro habitado cerca de Mumbai (India). El cuerpo de p. Peter era en un charco de sangre, tenía una soga alrededor del cuello y unas tijeras clavadas en la garganta. Según el Obispo, Mons. Felix Machado, “P. Peter había creado y dirigía, con la ayuda de algunos laicos, una casa de recuperación para alcohólicos. Era originario de Vasai y provenía de una comunidad de pescadores: por esto su nombre era "Pedro". Era muy querido y respetado por todos. No tenemos ni idea de las razones del asesinato, tal vez un robo o tal vez alguien estaba enojado con él” dice el Obispo, excluyendo la pista de la violencia por parte de fundamentalistas hindúes: “No pensamos en los grupos extremistas hindúes. En primer lugar porque en esta zona no hay ninguno. De hecho, las relaciones con la comunidad hindú en el territorio son excelentes. Muchos fieles hindúes han venido hoy para expresar su consternación y solidaridad”.
Véase Agencia Fides 29/4/2010

Padre Carlos González, de 47 años, director del Instituto Técnico San Rafael en Manizales (a unos 200 Km. de Bogotá) ha sido agredido en la noche del 4 de mayo mientras regresaba a casa después de una reunión en la escuela. Gravemente herido a puñaladas por dos hombres jóvenes que querían robar su automóvil, el sacerdote ha sido secuestrado sucesivamente por los agresores y llevado a una zona rural de Manizales, cerca de la carretera que conduce a Bogotá, dónde ha sido abandonado. La policía, después de identificar el automóvil del sacerdote y después de una persecución de varias horas por el centro de Manizales ha logrado detener a los delincuentes y socorrer al sacerdote. Los médicos de la clínica “San Marcel” habían considerado un milagro que el sacerdote estuviera aún vivo cuando lo encontraron, por el número de heridas de cuchillo que tenía. Falleció la mañana del 7 de mayo, en el hospital en el que había sido internado. El padre Carlos pertenecía a los Terciarios Capuchinos de Nuestra Señora de los Dolores (llamados Amigonianos), una comunidad religiosa de origen franciscana fundados por Fray Luís Amigó, Obispo capuchino, el 12 de abril de 1889 en Valencia, España, y que hoy están presentes en 4 continentes.
Véase Agencia Fides 6/5/2010; 8/5/2010


Padre Rubens Almeida Gonçalves, de 35 años, fue asesinado mientras se encontraba en su parroquia de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción, en la ciudad de Campo Belos (GO), diócesis brasileña de Porto Nacional. Según la reconstrucción, el padre Rubens de Almeida Gonçalves fue asesinado con un disparo a la cabeza el 20 de mayo y murió el día siguiente en Brasilia, donde había sido ingresado. Algunos testimonios han declarado que al origen del delito estaría el pedido de alquiler de la sala parroquial que el sacerdote habría negado al hombre que después le disparó asesinándolo. Conocido por su compromiso con los más pobres y marginados “el P. Rubens murió en pleno ejercicio de su ministerio sacerdotal, que siempre estuvo marcado por el celo misionero y por la fe en Cristo resucitado. Todas las comunidades para las cuales trabajó, ofrecieron su testimonio sobre el apasionado compromiso con el cual ejerció su misión evangelizadora” afirma la nota firmada por P. Paulo Sérgio Maya Barbosa, Canciller de la Curia Diocesana.
Véase Agencia Fides 24/05/2010

Su Exc. Mons. Luigi Padovese, Vicario Apostólico de Anatolia y presidente de la Conferencia episcopal turca, fue asesinado a puñaladas por su chofer en su casa de Iskenderun (Turquía), el 3 de junio de 2010. Nacido en Milán el 31 de marzo del 1947, Padovese había entrado en la Orden de los hermanos menores Capuchinos el 3 de octubre de 1964. Ordenado sacerdote el 16 de junio de 1973, fue profesor titular de la cátedra de Patrística en la Universidad Pontificia del Antonianum y durante dieciséis años director del Instituto de Espiritualidad en la misma universidad. También ocupó una cátedra en la Pontificia Universidad Gregoriana y en la Pontificia Academia Alfonsina. Durante 10 años fue también visitador del Colegio Oriental de Roma para la Congregación de las Iglesias Orientales. El 11 de agosto de 2004 fue nombrado Vicario Apostólico de Anatolia, y ordenado Obispo.
Véase Agencia Fides 04/06/2010; 08/06/2010; 14/06/2010

El Seminarista Mario Dayvit Pinheiro Reis, de 31 años, de la Arquidiócesis de Sao Luis (Brasil), fue asesinado en la capital la noche del 4 de julio de 2010, por una bala que lo alcanzo en el abdomen. Alrededor de las 20.30 horas se encontraba en frente de la casa de su familia en el coche con su abuela, cuando fue abordado por dos ladrones que le obligaron a salir del coche. Después de entregarles las llaves, sin esperarlo fue golpeado por una bala disparada por uno de los criminales que le rompió la  aorta llegándole al pulmón. Transportado al hospital, murió alrededor de las 21.30 horas. Estudiante del cuarto año de teología, se habría ordenado diácono el próximo año y tendría que haber viajado a Francia para realizar sus estudios bíblicos. Durante la Misa del funeral, el Arzobispo José Belisario da Silva, en su homilía hizo hincapié en que si bien todavía era muy joven, Mario dio un verdadero testimonio de fe y de compromiso con el sacerdocio, y esperaba con gran inquietud la ordenación al diaconado.

Don Joseph Zhang Shulai, de 55 años, vicario general de la diócesis de Ningxia, y la Hermana María Wei Yanhui, de 32 años, de la misma diócesis, fueron asesinados en la Casa de ancianos en Wuhai, distrito de Wuda, en Mongolia Interior. Sus cuerpos fueron encontrados la mañana del 6 de julio de 2010 por el personal de la casa: al no verlos llegar para la misa, fueron a buscarlos a sus habitaciones y los encontraron en un charco de sangre. El cuerpo del sacerdote, que se halló en su habitación en la planta baja, presentaba numerosas heridas de arma blanca y había claros signos de una lucha, mientras que la religiosa fue asesinada en su habitación del segundo piso, con un solo golpe en el pecho. La religiosa era la directora de la Casa de ancianos, que acoge a unas sesenta personas, entre hombres y mujeres. La policía ha detenido en los días siguientes al asesino, un laico que había sido despedido de la Casa de  ancianos y por esta razón había querido vengarse.     

Don Carlos Salvador Wotto, de 83 años, párroco de la iglesia Nuestra Señora de las Nieves, en el estado de Oaxaca al sur de México fue encontrado muerto en su parroquia la tarde del 28 de julio de 2010. El sacerdote fue encontrando amordazado y atado, tenía quemaduras de cigarro en los brazos y signos de cortes en diversas partes del cuerpo, pero la muerte se produjo por asfixia, ya que tenía una bolsa de plástico en la cabeza. El sacristán de la parroquia, descubrió el cuerpo y llamó a la ambulancia, pero la ayuda médica fue totalmente inútil, pues el párroco ya había fallecido. La ciudad de Oaxaca es con frecuencia escenario de enfrentamientos entre los carteles del narcotráfico y las autoridades estatales de México.
Véase Agencia Fides 30/07/2010

En una situación muy confusa, murió el sacerdote Herminio Calero Alumia, de 36 años, oriundo de Buenaventura, párroco de la iglesia de Santiago de la Atalaya, en la localidad de Bosa (Colombia). El incidente ocurrió alrededor de las 3.00 del viernes, 20 de agosto de 2010 en la carretera entre Bogotá y Soacha, en un área llamada Quintanares. Hay varias versiones del caso, según algunas fuentes, el sacerdote viajaba en un taxi con otras personas, cuando el vehículo fue detenido en un retén policial y nació una disputa entre una de las persona y un oficial de policía, el agente sacó su arma haciendo partir accidentalmente un disparo que mató al sacerdote al instante. Según otras versiones, los hombres que viajaban con el sacerdote estaban borrachos, y en la pelea tras el control de la policía trataron de atacar al agente y robar su arma cuando sucedió el trágico incidente. Padre Reynaldo Vargas, Canciller de la Diócesis de Soacha, ha recordado que el p. Calero era "un hombre muy tranquilo".


El padre Linán Ruiz Morales OFM, de 80 años, fue encontrado muerto la mañana del viernes 27 de agosto de 2010 en su cuarto, situado en el primer piso del convento de San Francisco, ubicado en el centro de la capital peruana, con una serie de cortes en el cuello. El cuerpo de su colaborador, Ananías Águila (de 26 años), fue encontrado en la cocina junto a la iglesia, donde hay un comedor para gente necesitada, también con numerosas cuchilladas. Según el reporte de la policía, cuando los delincuentes entraron a la casa parroquial, muy probablemente el sacerdote se dio cuenta de su presencia, el cuarto del sacerdote estaba completamente desordenado y la caja fuerte abierta. El padre Ruiz, de nacionalidad portorriqueña, en 1978 llegó al Perú a proponer el movimiento “Encuentros de Promoción Juvenil” a los jóvenes, un tipo de pastoral juvenil que le hizo conocer y amar a muchos jóvenes de la Arquidiócesis de Lima. En los últimos años se dedicó en particular a los más pobres: el comedor del que estaba encargado daba de comer a 1.200 entre niños y ancianos muy necesitados que venían de diversas partes de la ciudad.
Véase Agencia Fides 28/08/2010

Julien Kénord, de 27 años, agente de Caritas Suiza, fue asesinado en Port-au-Prince, la capital de Haití, el 8 de octubre de 2010, a raíz de un intento de robo. De hecho acababa de recibir un cheque de 2,000 $  en un banco local, cuando fue atacado recibiendo golpes de arma de fuego por unos desconocidos mientras se encontraba en su coche. Transportado al hospital, murió poco después debido a las lesiones recibidas. La Secretaria General de Caritas Internacional, Lesley-Anne Knight, dijo que era "un colaborador muy leal y dedicado en su trabajo. Había ayudado a las víctimas del terremoto a reconstruir sus vidas". Caritas trabaja en Haití desde hace mucho tiempo, e inmediatamente después de la tragedia del terremoto del 12 de enero 2010 ha proporcionado alimentos, agua, medicinas, atención médica y apoyo a la población devastada. Julien había perdido a su hermana en el terremoto del 12 de enero.

Padre Josenir Morais Santana, de 48 años, párroco en la parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Fortaleza en el estado de Ceara (CE). ha sido asesinado en la mañana del 25 de octubre de 2010, cerca de la ciudad de São Luís do Curu (a 77 Km. de Fortaleza), donde había asistido a una fiesta. Según la Policía Civil, el sacerdote ha sido alcanzado por un sólo disparo de arma de fuego mientras conducía su coche. La bala ha penetrado desde la parte posterior llegando al corazón. Por lo que ha perdido el control del coche, se ha estrellado contra una señal de la carretera estatal BR-222, saliéndose de la carretera. Según el responsable de las Comunicaciones Sociales de la Arquidiócesis de Fortaleza, debido a que no hay signos de balas fuera del coche, se sospecha que el sacerdote ha recibido el disparo mientras el vehículo se encontraba detenido en la carretera, tal vez por parte de alguien a quién había recogido. El padre Josenir Morais Santana fue ordenado sacerdote el 1 de julio de 1995, y como ha anunciado, la Arquidiócesis de Fortaleza, "era conocido por su sencillez, su alegría que conquistaba a todos, incluso aquellos que estaban lejos de la comunidad. También era conocido por su compromiso sacerdotal, su dinamismo y creatividad. Era muy comunicativo y alentaba siempre a la comunidad a vivir las enseñanzas de Jesús y su amor por los pobres”.
Véase Agencia Fides 28/10/2010


D. Wasim Sabieh y d. Thaier Saad Abdal, fueron asesinados la tarde del 31 de octubre en la Iglesia siro-católica de Bagdad, en un atentado que causó decenas de muertos y heridos entre los fieles que estaban reunidos para celebrar la Santa Misa dominical. Un tercer sacerdote, fue gravemente derido. Según el relato de testigos, el p. Thaier Saad Abdal dijo a los terroristas "Mátadme a mi, no a esta familia con niños", haciendo de escudo con su cuerpo. Los dos sacerdotes asesinados, que ni siquiera tenían treinta años, eran muy activos en el apostolado de la Biblia, en el diálogo interreligioso y en la caridad. P. Thaier era el responsable de un Centro de Estudios Islámicos, mientras que p. Wasin estaba muy involucrado en ayudar a las familias pobres.
Véase Agencia Fides 3/11/2010;8/11/2010

Don Christian Bakulene, párroco de Saint-Jean-Baptiste de Kanyabayonga al Sur de Butembo, en el territorio de Lubero, en Kivu del Norte, en el este de República Democrática del Congo, ha sido asesinado el 8 de noviembre de 2010. El sacerdote estaba regresando en una motocicleta con un amigo, a su parroquia cuando, cerca del pueblo de Mapere, dos hombres armados con uniforme militar, le bloquearon el paso. El asesino en uniforme militar preguntó: "¿Quién de ustedes es el párroco?." Don Bakulene respondió: "soy yo". Después de robar el dinero al compañero del sacerdote, el bandido disparó varias veces a don Bakulene. Antes de parar la moto de don Bakulene, el asesino había detenido otras motos, a cuyos ocupantes había realizado la misma pregunta: "¿Eres tu el sacerdote?". Por lo tanto, se trata de un asesinato premeditado, que se ha tratado de enmascarar como un robo de carretera degenerado en asesinato.
Véase Agencia Fides 9/11/2010; 10/11/2010; 27/11/2010

Don Bernardo Muniz Rabelo Amaral, de 28 años, vice párroco en la ciudad de Humberto de Campos, (Brasil), murió alrededor de las 21 horas del sábado 20 de noviembre de 2010 en el hospital de la ciudad, donde había sido trasladado después de la agresión sufrida por un hombre al que había dado un pasaje en su coche. El sacerdote fue alcanzado en el cuello y el pecho por varios disparos realizados por el asesino que se apodero del vehículo, de más de 400 dólares brasilianos y de un teléfono móvil del sacerdote. Cuando fue rescatado, el sacerdote estaba todavía consciente. Fue llevado al hospital pero no pudo resistir a la gravedad de las lesiones. Quinto de seis hermanos, fue ordenado sacerdote el 5 de septiembre de este año.
Véase Agencia Fides 23/11/2010

El seminarista jesuita de nacionalidad togolesa, Nicolas Eklou Komla, fue asesinado el domingo, 5 de diciembre de 2010 en la carretera de Belair de Mont Ngafula, en la periferia de Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo. En la noche entre el 4 y 5 de diciembre, el seminarista regresaba a pie con algunos colegas al escolasticazo jesuita "St Pierre Canisius" de Kimwenza, cuando un hombre armado y enmascarado bloqueó su camino, presumiblemente para robarles. Todo se degeneró y el bandido disparó varias veces con la pistola alcanzando al seminarista, quien murió varias horas después. Nicolas Eklou Komla nació el 4 de junio de 1985 en Togo, y entró en la Compañía de Jesús el 7 de octubre del 2008. Hizo sus primeros votos el 2 de octubre de 2010. Nicolas Eklou Komla había llegado a la República Democrática del Congo hacía dos meses para estudiar filosofía.
Véase Agencia Fides 9/12/2010

P. Miroslaw Karczewski, de 45 años, polaco, sacerdote de los Monjes Menores Conventuales (OFM Conv.) fue asesinado la tarde del lunes 6 de diciembre de 2010 en la casa parroquial de San Antonio de Padua, en Santo Domingo de Los Colorados (Ecuador), en el norte del país, a unos 300 Km. de Quito. el sacerdote debía celebrar la Santa Misa a las 19 horas, pero no apareció, por lo que los feligreses fueron a buscarlo en su casa, y lo encontraron muerto, con cortes en el cuello y en otras partes del cuerpo. Después de haberlo asesinado, golpeándolo con un gran crucifijo, los delincuentes han robado un teléfono móvil y el ordenador del sacerdote. La policía ha referido que el sacerdote había sido asaltado hace un año, en su casa, y había visto la cara de los criminales que habían amenazado con matarlo si los denunciaba.
Véase Agencia Fides 13/12/2010


LOS AGENTES PASTORALES ASESINADOS EN EL AÑO 2012

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – Como de costumbre, la Agencia Fides publica al final del año la lista de los agentes pastorales que han perdido la vida en modo violento durante los últimos 12 meses.  Según las informaciones que tenemos, en el año 2012 han sido asesinados 12  agentes pastorales, casi todos  sacerdotes, se trata de 10 sacerdotes, 1 religiosa, 1 laica.
Por cuarto año consecutivo, con el mayor número de agentes pastorales asesinados, en primer lugar se encuentra AMÉRICA, bañada por la sangre de seis sacerdotes. Le sigue ÁFRICA, donde fueron asesinados tres sacerdotes y una religiosa. Después ASIA, donde encontraron la muerte un sacerdote y una laica.
Como sucede desde hace tiempo, el recuento de Fides no hace referencia sólo a los misioneros ad gentes en sentido estricto, sino a todos los agentes pastorales muertos de forma violenta. Con respecto a estos solo usamos el término “mártires” en su sentido etimológico de “testigo”, para no entrar en mérito al juicio que la Iglesia podrá eventualmente dar sobre algunos de ellos, y también por las pocas noticias que, en la mayor parte de los casos, se logran recoger sobre su vida e incluso sobre las circunstancias de su muerte.
La mayor parte de los agentes pastorales asesinados en el 2012 ha perdido la vida a raíz de intentos de robo: algunos sorprendieron a los ladrones en su casa y sus cuerpos fueron encontrados con signos de haber sufrido tortura y crueldad. Otros fueron atacados en la calle y despojados de todo lo que tenían consigo o de su coche. La Hermana Liliane Mapalayi, fue apuñalada hasta la muerte mientras se encontraba en su puesto de trabajo en un instituto dirigido por su congregación, donde era la ecónoma.
Don David Donis Barrera fue agredido y apuñalado, después de un accidente leve, tras un altercado con los ocupantes del otro coche. Don Anastasio Nsherenguzi fue asesinado por unos jóvenes que estaban tratando de dividir durante una pelea. La laica Conchita Francisco recibió varios disparos de frente a la Catedral de Bongao, en el sur de Filipinas, donde se vive una gran tensión por la presencia de los rebeldes musulmanes, piratas, terroristas y criminales
Como escribe el Santo Padre Benedicto XVI en el Motu Proprio “Porta fidei” con el que ha convocado el Año de la fe que la Iglesia está celebrando, “Por la fe, hombres y mujeres han consagrado su vida a Cristo, dejando todo para vivir en la sencillez evangélica la obediencia, la pobreza y la castidad, signos concretos de la espera del Señor que no tarda en llegar. Por la fe, muchos cristianos han promovido acciones en favor de la justicia, para hacer concreta la palabra del Señor, que ha venido a proclamar la liberación de los oprimidos y un año de gracia para todos. Por la fe, hombres y mujeres de toda edad, cuyos nombres están escritos en el libro de la vida, han confesado a lo largo de los siglos la belleza de seguir al Señor Jesús allí donde se les llamaba a dar testimonio de su ser cristianos: en la familia, la profesión, la vida pública y el desempeño de los carismas y ministerios que se les confiaban”. (PF, 13)
Los Agentes pastorales asesinados en el año 2012 no han realizado actos sensacionalistas, no se han puesto en el centro de la atención de los medios de comunicación por proyectos o toma de posiciones espectaculares, sino que  simplemente “han confesado la belleza de seguir al Señor Jesús donde eran llamados a dar testimonio de sus ser cristianos”.
Ellos vivieron su fe en la humildad de la vida cotidiana, especialmente en el contexto de la pobreza humana y espiritual, la degradación, la violencia, donde el respeto por la vida y la dignidad humana son valores que no se tienen en cuenta, tratando de llevar en estos ambientes su testimonio de amor, de ese amor del Padre que Jesucristo ha venido a mostrar.
El 26 de diciembre, el Papa Benedicto XVI ha recordado en el Ángelus que el martirio del diácono Esteban muestra que “el nacimiento del Hijo de Dios inauguró para la humanidad una nueva era, la del amor. El amor hace caer las barreras entre las personas. Nos hace hermanos...”. Después ha puesto bajo la intercesión de San Esteban a los cristianos perseguidos, pidiendo y orando por ellos, invitando a “perseverar sin temor en el testimonio de la fe”. 
A este elenco provisional redactado anualmente por la Agencia Fides, debe añadirse siempre la larga lista de aquellas personas de las que quizás nunca se tendrá noticia, que en cada ángulo del planeta sufren y pagan incluso con la vida su fe en Cristo, son esa “nube de soldados desconocidos de la gran causa de Dios” como decía el Papa Juan Pablo II.

PANORAMA DE LOS CONTINENTES

AMÉRICA
En América han sido asesinados 6 sacerdotes: 2 en Brasil; 2 en México; 1 en Colombia; 1 en Guatemala.
En Brasil ha sido asesinado en su casa el sacerdote italiano Fidei donum don Luigi Plebani. Mientras que don Eduardo Teixeira ha sido asesinado en la calle, durante el transcurso de un robo.
En México han muerto don Jenaro Aviña García, asesinado en su casa por unos ladrones, y don Teodoro Mariscal Rivas, encontrado atado de manos y pies y con una bolsa en la cabeza.
En Colombia ha sido asesinado durante un robo don Pablo Emilio Sánchez Albarracin.
En Guatemala ha muerto don David Donis Barrera, agredido y acuchillado después de un accidente de coche.

ÁFRICA
En África han sido asesinados 3  sacerdotes y 1 religiosa: 1 en la R.D.Congo; 1 en Mozambique; 1 en Tanzania; 1 en Madagascar.
En la R.D. del Congo ha muerto Sor Liliane Mapalayi, de la congregación de las Hermanas de la Caridad de Jesús y María, apuñalada en la escuela en la que trabajaba.
En Mozambico ha sido brutalmente asesinado el Misionero de la Consolación (IMC) p. Valentim Eduardo Camale, durante un robo en su misión.
En Tanzania ha perdido la vida don Anastasius Nsherenguzi, asesinado por algunos jóvenes que estaba tratando de separar durante una pelea.
En Madagascar ha sido asesinado durante un robo en la calle el jesuita p. Bruno Raharison (SJ). 

ASIA
En Asia han sido 2 los Agentes pastorales que han perdido la vida: 1 sacerdote y una laica; respectivamente en el Líbano y en las Filipinas.
En el Líbano ha muerto el padre Elie Gergi al-Makdessi, de la Orden Libanesa Maronita, asesinado en la calle en un intento de robo.
En las Filipinas ha muerto la laica Conchita Francisco, agente pastoral,  asesinada con arma de fuego por unos desconocidos ante la catedral católica de Bongao, donde poco antes había dirigido la oración del Rosario y participado en la Santa Misa. 

APUNTES BIOGRÁFICOS Y CIRCUNSTANCIAS DE LA MUERTE

La Agencia Fides agradece a todos aquellos que quieran señalar actualizaciones o correcciones a esta lista o a la de los años anteriores.

Don David Donis Barrera, de 70 años, párroco desde hace dos en la parroquia de la Sagrada Familia en Oratorio, en la diócesis de Santa Rosa de Lima,  en Guatemala, fue asesinado el 27 de enero de 2012. Después de un leve accidente de coche fue agredido y apuñalado por los ocupantes del otro coche. (Véase Agencia Fides 07/02/2012)

Don Jenaro Aviña García, de 63 años, párroco de la parroquia de la Inmaculada Concepción en Atizapan de Zaragoza, en la Archidiócesis de Tlalnepantla (México), fue asesinado en su casa en la madrugada del 28 de enero de 2012. Según el informe policial, “el sacerdote estaba en pijama y zapatillas de estar por casa, al parecer había oído ruidos y abierto la puerta de la casa parroquial”. “La Iglesia local de Tlalnepantla - dijo el arzobispo en su declaración – condena de forma absoluta todos los actos de violencia que se producen, no sólo contra los católicos, sino contra todas las personas, sin distinción de raza, idioma o religión” ( Véase Agencia Fides 03/02/2012)

Suor Liliane Mapalayi, de la Congregación de las Hermanas de la Caridad de Jesús y María, fue asesinada a puñaladas por un individuo el 2 de febrero de 2012 en Kananga, en Kasai Occidental (RDC). La religiosa trabaja en un colegio dirigido por la congregación, ocupándose de la contabilidad. Fue agredida alrededor de las 13 horas, cuando se encontraba en su oficina, de la escuela. Al oír un grito, el Director de la escuela y una hermana corrieron a la oficina de la hermana Liliane, quien falleció en sus brazos con un cuchillo de cocina clavado en el corazón. ( Véase Agencia Fides 20/02/2012)

Don Anastasius Nsherenguzi, sacerdote de la diócesis de Kayanga (Tanzania), de 43 años, resultó gravemente herido el 6 de abril, Viernes Santo, y murió al día siguiente, 7 de abril, después de unas horas de agonía sin revelar ningún detalle acerca de lo que pasó. Después de efectuar la reconstrucción de los hechos, se dijo que el p. Nsherenguzi regresaba a su casa desde Bushangaro, el área de la parroquia donde había ido para una celebración religiosa. En el camino, se encontró con algunos jóvenes que estaban peleándose, e intervino para evitar que el conflicto degenerase, pero fue golpeado por uno de los jóvenes con una gran piedra, que le provocó heridas mortales.  ( Véase Agencia Fides 14/4/2012)

Don Luigi Plebani, 62 años, misionero italiano Fidei Donum fue asesinado en Brasil, en Rui Barbosa, Estado de Bahía. El sacerdote fue encontrado ahorcado en su casa el domingo 29 de abril de 2012. Se le esperaba para la celebración de la Misa pero al ver que no llegaba, algunas de las mujeres de la misión fueron a buscarlo y se encontraron con la dramática escena. Probablemente se trató de un robo degenerado trágicamente: los asesinos habrían montado la escena de un suicidio. “Padre Luis”, como lo llamaban en Brasil, donde vivía desde 1980, había recibido amenazas de muerte en el pasado por parte de algunos presos que visitaba con asiduidad en la cárcel local, probablemente por parte de bandas relacionadas con el tráfico de drogas. ( Véase Agencia Fides 30/04/2012; 02/05/2012)

P. Valentim Eduardo Camale, de los Misioneros de la Consolación (IMC), de 49 años, fue brutalmente asesinado el 3 de mayo de 2012 durante un robo a la misión de Liqueleva (Mozambique).  El P. Valentim al ser agredido por cuatro ladrones, que pretendían robar las pocas donaciones recogidas para la escuela de niños dirigida por los misioneros, reaccionó inmovilizando a uno de los bandidos, pero los otros tres se abalanzaron sobre él golpeándolo hasta matarlo. Lo encontró en un charco de sangre al regresar del trabajo pastoral un hermano de comunidad, lo trasladaron de urgencia al hospital, pero murió en el camino. ( Véase Agencia Fides 04/05/2012)

Don Pablo Emilio Sánchez Albarracin, de la diócesis de Cucuta (Colombia), fue agredido en su casa parroquial de Santa María Madre de Dios en el municipio de los Patios en Cucuta, en el norte de Colombia, durante un robo, la mañana del 8 de agosto de 2012. Los asesinos, probablemente descubiertos por el sacerdote, lo hirieron de forma grave. Fue transportado al hospital donde murió el 11 de agosto, después de tres días de agonía. 

Padre Elie Gergi al-Makdessi, de la Orden Libanesa Maronita, fue asesinado durante un intento de robo. Su cuerpo sin vida fue encontrado el 25 de agosto de 2012 en la carretera marítima de  Naameh, a 10 km al sur de Beirut. La muerte fue causada por asfixia y ahogamiento. Nacido en 1962, era Mónaco de la Orden Libanesa Maronita, y vivía en un monasterio del pueblo de Bhersaf.

El sacerdote Teodoro Mariscal Rivas, de 45 años, fue encontrado muerto asesinado en su casa, en el suburbio de Santa Fe. Estaba encargado del cuidado pastoral de la iglesia de Santa Cecilia, que se encuentra dentro del territorio de la parroquia del Santo Niño de la Salud, en el distrito de Mochicahui hacia la parte central del Golfo de California, México. Don Rivas fue encontrado en la mañana del 20 de septiembre de 2012, atado de manos y pies, con una bolsa en la cabeza que le había causado la asfixia. El asesinato tuvo lugar entre el 18 y el 19 de septiembre. Entre las cosas de valor que desaparecieron se encontraba el coche. (Véase Agencia Fides 25/09/2012)

P. Bruno Raharison, sacerdote jesuita (SJ) de nacionalidad malgache, tesorero de la congregación Juan XXIII de Mahamasina (Madagascar), fue asesinado el domingo, 30 de septiembre de 2012, durante un robo en la calle. El coche del religioso se descubrió el 30 de septiembre, aparcado en la carretera estatal 2 que conduce de Antananarivo a Tamatave, cerca de la ciudad de Carion. Al ser alertada la policía, estableció un servicio de vigilancia. Al día siguiente fue detenido un joven que trataba de recuperar el coche y llevado a la comisaría de policía. Después de un barrido de la zona, el 2 de octubre se encontró el cuerpo del p. Bruno, a 400 metros del lugar donde estaba su coche. El sacerdote fue apuñalado varias veces con un arma blanca en la espalda, el pecho y la cabeza( Véase Agencia Fides 4/10/2012)

La laica católica Conchita Francisco, 62 años, agente pastoral, viuda y   madre de dos hijos, fue asesinada a tiros por hombres no identificados en frente de la catedral católica de Bongao, en la provincia filipina de Tawi-Tawi, en el sur del archipiélago, el 13 de noviembre de 2012. La mujer acababa de salir de la iglesia, donde cada día conducía el rezo del Rosario y participaba en la Santa Misa. Conchita, llamada “Ching”, era un pilar en las actividades pastorales de la Iglesia local. Hace diez años su marido también fue asesinado. Era presidente de la escuela de segundo grado en el campus de la “Mindanao State University” (MSU) en Bongao y, según fuentes locales, el asesinato podría estar relacionado con las cuestiones de su trabajo en la estructura. (Véase Agencia Fides 16/11/2012)

D. Eduardo Teixeira, sacerdote brasileño, de 35 años, fue asesinado en la tarde del Domingo, 16 de diciembre de 2012, en la localidad de Novo Hamburgo (estado de Rio Grande do Sul), Brasil, durante un robo. D. Teixeira y otro sacerdote estaban parados en un semáforo cuando dos ladrones se les acercaron. Los dos sacerdotes se vieron obligados a seguir a los delincuentes hasta un parque y, después de entregarles su billetera, el p. Eduardo recibió al menos dos disparos de arma de fuego al intentar volver al coche. D. Teixeira, sacerdote desde hacía tres años, era párroco de Santa Terezinha de Campo Bom, y había sido nombrado recientemente párroco de la Parroquia de San Jorge, en el barrio de Campina. ( Véase Agencia Fides 19/12/2012)


Lista de los agentes pastorales asesinados en el año 2013

Sunday, 29 December 2013
Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – Según las informaciones recogidas por la Agencia Fides, en el año 2013 han sido asesinados en el mundo 23 agentes pastorales (en su mayor parte sacerdotes), casi el doble respecto al precedente año 2012 en el fueron 13. Durante la noche entre el 31 de diciembre de 2013 y el 1 de enero de 2014 ha sido asesinado además el p. Eric Freed, párroco en Eureka, California: la policía está investigando para aclarar las causas y la forma del homicidio. Por quinto año consecutivo, el número más elevado de agentes pastorales asesinados se ha registrado en América Latina, con Colombia en el primer puesto de la lista.
En el 2013 han muerto de forma violenta 20 sacerdotes, 1 religiosa, 2 laicos. Según la repartición continental, en América han sido asesinados 15 sacerdotes (7 en Colombia; 4 en México; 1 en Brasil; 1 en Venezuela; 1 en Panamá; 1 en Haití); en África han sido asesinados 1 sacerdote en Tanzania, 1 religiosa en Madagascar, 1 laica en Nigeria; en Asia han sido asesinados 1 sacerdote en India y 1 en Siria; 1 laico en las Filipinas; en Europa han sido asesinados 2 sacerdotes, en Italia y en Hungría.
Como sucede desde hace algún tiempo, la lista de Fides no trata sólo de los misioneros ad gentes en sentido estricto, sino de todos los agentes pastorales asesinados de forma violenta. No se utiliza el término “mártires”, si no en su sentido etimológico de “testigos” para no entrar en el juicio que la Iglesia podrá dar a algunos de ellos, y también por las pocas noticias que se consigue recoger sobre su vida y las circunstancias de la muerte.
En el año 2013 se ha abierto el proceso de beatificación de las seis misioneras italianas de las Hermanas Pobres de Bergamo, muertas en Congo en 1995 por haber contraído el virus ebola al no querer abandonar a la población privada de asistencia sanitaria, definidas “mártires de la caridad”. En cambio se ha completado la fase diocesana del proceso de beatificación de Luisa Mistrali Guidotti, miembro de la Asociación Femenina Médico Misionera, que fue asesinada en 1979 en la entonces Rhodesia, mientras acompañaba a una parturienta al hospital en situación de riesgo. También se ha iniciado el camino para la beatificación del padre Mario Vergara, misionero del Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras (PIME), y del catequista laico Isidoro Ngei Ko Lat, asesinado por odio a la fe en Myanmar en 1950. El 25 de abril se celebró la beatificación de Don Pino Puglisi: “su gentileza y su acción misionera incesante, inspirada en el Evangelio, chocaron con una lógica de vida opuesta a la fe, la de la mafia, quienes dificultaron su acción pastoral con intimidaciones, amenazas y golpes, hasta llegar a su destrucción física, por odio a la fe”, han escrito los obispos de Sicilia.
Sigue causando gran preocupación el destino de muchos otros agentes pastorales secuestrado o desaparecidos, de los cuales no ha habido noticias, como los tres sacerdotes congoleños Agustinos de la Asunción, secuestrados en Kivu del Norte, en la República Democrática del Congo en octubre de 2012, y de un sacerdote colombiano desaparecido desde hace meses. Mientras que el terrible conflicto que ensangrienta desde hace tres años a Siria no perdona a los cristianos: hace mucho tiempo no hay ninguna noticia del jesuita italiano Paolo Dall'Oglio, o de los dos obispos metropolitanos de Aleppo - el greco ortodoxo Boulos al-Yazigi y el sirio ortodoxo Mar Gregorios Yohanna Ibrahim, de las religiosas ortodoxas del monasterio de Santa Tecla.
Precisamente en estas últimas horas ha sido liberado el p. Georges Vandenbeusch, el sacerdote “Fidei Donum” francés que había sido secuestrado el 13 de noviembre en su parroquia natal de Nguetchewe, Camerún.
Ojeando la poca información que se consigue recoger sobre los agentes pastorales que han perdido la vida en 2013, una vez más, se observa que la mayoría de ellos fueron asesinados como resultado de intentos de robo o hurto, y en algunos casos agredidos con ferocidad, una señal del clima de decadencia moral, de pobreza económica y cultural, que genera violencia y desprecio por la vida humana. Todos vivían en estos contextos humanos y sociales, realizaban la misión de proclamar el mensaje del Evangelio sin hacer actos sensacionales, sino dando testimonio de su fe en la humildad de la vida cotidiana. Como ha subrayado el Santo Padre Francisco, “En dos mil años son una multitud inmensa los hombres y las mujeres que sacrificaron la vida por permanecer fieles a Jesucristo y a su Evangelio” (Ángelus del 23 de junio de 2013). A las listas provisionales elaborados anualmente por la Agencia Fides, de hecho, siempre hay que añadir la larga lista de muchos, de los cuales tal vez nunca se tendrá noticia o de quienes no se sabe el nombre, que en todos los rincones del planeta sufren y pagan con la vida su fe: “pensemos en los muchos hermanos y hermanas cristianos que sufren persecuciones a causa de su fe. Son muchos. Tal vez muchos más que en los primeros siglos. Jesús está con ellos. También nosotros estamos unidos a ellos con nuestra oración y nuestro afecto; tenemos admiración por su valentía y su testimonio. Son nuestros hermanos y hermanas, que en muchas partes del mundo sufren a causa de ser fieles a Jesucristo ” (Papa Francisco, Ángelus del 17 noviembre 2013).

VATICANO - Lista de los agentes pastorales asesinados en el año 2014

Tuesday, 30 December 2014
Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - Según las informaciones recogidas por la Agencia Fides, en el año 2014 han sido asesinados en el mundo 26 agentes pastorales, 3 más que en el año 2013. Por sexto año consecutivo, el número más lato de agentes pastorales asesinados se ha registrado en América. En los últimos diez años (2004-2013) han sido asesinados en el mundo 230 agentes pastorales, de los cuales 3 obispos.
En el 2014 han muerto de forma violenta 17 sacerdotes, 1 religioso, 6 religiosas, 1 seminarista, 1 laico. Según la repartición por continentes, en América han sido asesinados 14 agentes pastorales (12 sacerdotes, 1 religioso, 1 seminarista); en África han sido asesinados 7 agentes pastorales (2 sacerdotes, 5 religiosas); En Asia han sido asesinados 2 agentes pastorales (1 sacerdote, 1 religiosa); en Oceanía han sido asesinados 2 agentes pastorales (1 sacerdote, 1 laico); En Europa ha sido asesinado 1 sacerdote.
No podemos dejar de mencionar a los que han muerto no a manos de un criminal sino asesinados por el virus Ébola, que se está cobrando miles de víctimas en África occidental, donde las estructuras católicas, y no sólo las sanitarias, se han movilizado desde el primer brote de la epidemia. La familia religiosa de los Fatebenefratelli (Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios) ha perdido en Liberia y Sierra Leona cuatro hermanos, una hermana y trece empleados de los hospitales en Monrovia y Lunsar, al haber contraído el virus en su generoso compromiso de cuidar a los enfermos. “Nuestros hermanos han dado su vida por los demás, como Cristo, hasta el punto de morir infectados por esta epidemia”, escribieron Fray Jesús Etayo, Prior General. Una suerte similar a la que corrieron las seis religiosas misioneras italianas de las Hermanas Poverelle de Bergamo, que murieron en el Congo en 1995 por haber contraído el virus Ebola al no dejar a la población sin atención sanitaria. Para ellas, en 2013 se abrió el proceso de beatificación.
Como sucede desde hace algún tiempo, la lista de Fides no trata sólo de los misioneros ad gentes en sentido estricto, sino de todos los agentes pastorales asesinados de forma violenta. No se utiliza el término “mártires”, si no en su sentido etimológico de “testigos” para no entrar en el juicio que la Iglesia podrá dar a algunos de ellos, y también por las pocas noticias que se consigue recoger sobre su vida y las circunstancias de la muerte.
Una vez más la mayor parte de los agentes pastorales asesinados en el 2014 ha encontrado la muerte como resultado de intentos de robo o hurto, y en algunos casos agredidos con ferocidad, una señal del clima de decadencia moral, de pobreza económica y cultural, que genera violencia y desprecio por la vida humana.
Ninguno de ellos ha realizado acciones atroces o gestos increíbles, pero han vivido con perseverancia y humildad su compromiso diario de dar testimonio de Cristo y de su Evangelio en este tipo de situaciones. Algunos fueron asesinados por las mismas personas a las que ayudaban, otros abrieron la puerta a quienes pedían ayuda y fueron atacados, otros fueron asesinados durante un robo, para otros el motivo de los asaltos y secuestros que terminaron trágicamente no esta claro, y tal vez nunca se sepa las verdaderas causas.
En 2014 han sido condenados los mandantes del homicidio del obispo de La Rioja (Argentina), Mons. Enrique Angelelli, 38 años después del asesinato del Prelado, que trato de camuflarse con un accidente de coche; también han sido condenados los mandantes y los ejecutores del asesinato de Mons. Luigi Locati, Vicario apostólico de Isiolo (Kenia), asesinado en 2005; se ha arrestado además a los responsables de la muerte del Rector del Seminario de Bangalore (India), p.Thomas, asesinado en 2013.
Sigue siendo motivo de gran preocupación el destino de otros agentes pastorales secuestrados o desaparecidos, de los cuales no se han tenido noticias, como es el caso de los tres sacerdotes congoleños Agustinos de la Asunción, secuestrados en Kivu del Norte, en la República Democrática del Congo en octubre de 2012, o del jesuita italiano padre Paolo Dall'Oglio, secuestrado en Siria en 2013, o del p. Alexis Prem Kumar, que fue secuestrado el pasado 2 de junio en Herat, Afganistán.
El 24 de mayo, fueron beatificados el misionero del PIME (Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras) padre Mario Vergara, y el catequista laico Isidoro Ngei Ko Lat, asesinados por odio a la fe en Birmania, en 1950. “Que su heroica fidelidad a Cristo pueda ser estímulo y ejemplo para los misioneros y especialmente los catequistas que en las tierras de misión desempeñan una labor apostólica valiosa e irreemplazable”, ha dicho el Papa Francisco.
A las listas provisionales elaborados anualmente por la Agencia Fides, de hecho, siempre hay que añadir la larga lista de muchos, de los cuales tal vez nunca se tendrá noticia o de quienes no se sabe el nombre, que en todos los rincones del planeta sufren y pagan con la vida su fe en Jesucristo. (SL) (Fides 30/12/2014)

VATICANO - Lista de los agentes pastorales asesinados en el año 2015

Wednesday, 30 December 2015

Operatori Pastorali uccisi
Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - La gran cantidad de los agentes pastorales asesinados revela, en esta fase histórica de la humanidad, un encrudecido aumento sin precedentes. Parece que no se ha producido nada igual en la historia, porque se ha puesto en marcha una persecución globalizada. De hecho los cristianos asesinados en este año, que nuestra Agencia registra puntualmente, pertenecen a casi todos los continentes. América desde hace ya siete años consecutivos, tiene la triste primacía con ocho agentes pastorales asesinados. Seguida de Asia con siete, de África con cinco y por último Europa con dos sacerdotes asesinados en España.
Estas cifras son sólo la punta del iceberg de la persecución mundial contra los cristianos que, como se lee en la Carta a Diogneto, aman a todos, y son perseguidos por todos. El Isis, Boko Haram, la discriminación en varios países donde la religión es un asunto de Estado, hacen que sea difícil y heroico ser cristiano, objetos de ataques y masacres. Es necesario que Cristo este en agonía hasta el fin del mundo, cuando llegará el Reino de justicia y de paz.
Nuestra Agencia con este dossier y con la información puntual sobre esta persecución, tiene como objetivo sacar a la luz estos dramas de la humanidad, con el fin de despertar la conciencia de todos los hombres de buena voluntad para construir un mundo más justo y solidario. (p.Vito Del Prete, PIME)

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - Según la información recopilada por la Agencia Fides, durante el año 2015 han sido asesinados en el mundo 22 gentes pastorales. Por séptimo año consecutivo, el número más alto de agentes pastorales asesinados se ha registrado en América. Del 2000 al 2015, según los datos que poseemos, han sido asesinados en el mundo 396 agentes pastorales, de los cuales 5 eran obispos.
En el 2015 han muerto de forma violenta 13 sacerdotes, 4 religiosas y 5 laicos. Según la repartición por continentes, en América han sido asesinado 8 agentes pastorales (7 sacerdotes y 1 religiosa); en África han sido asesinados 5 agentes pastorales (3 sacerdotes, 1 religiosa, 1 laica); en Asia han sido asesinados 7 agentes pastorales (1 sacerdote, 2 religiosas, 4 laicos); en Europa han sido asesinados 2 sacerdotes.
Como viene sucediendo en los últimos años, la mayor parte de los agentes pastorales han sido asesinados como resultado de intentos de robo o hurto, y en algunos casos agredidos con ferocidad, una señal del clima de decadencia moral, de pobreza económica y cultural, que genera violencia y desprecio por la vida humana. En estas situaciones, similares en todas las latitudes del mundo, los sacerdotes, las religiosas y los laicos asesinados, vivían en la vida cotidiana dando su testimonio: administrando los sacramentos, ayudando a los pobres y los marginados, cuidando de los huérfanos y de los toxico-dependientes, siguiendo proyectos de desarrollo o simplemente teniendo abierta la puerta de su casa. Y algunos fueron asesinados por las mismas personas a las que ayudaban. “Ayer, como hoy, aparecen las tinieblas del rechazo de la vida, pero brilla más fuerte aún la luz del amor, que vence el odio e inaugura un mundo nuevo” (Papa Francisco, Ángelus del 26 de diciembre de 2015).
La lista anual de Fides, que sin duda es incompleta, no se refiere sólo de los misioneros 'ad gentes' en sentido estricto, sino a todos los agentes pastorales asesinados de forma violenta. No se utiliza el término “mártires”, si no sólo en su sentido etimológico de “testigos” para no entrar en el juicio que la Iglesia podrá dar a algunos de ellos, y también por las pocas noticias que se consigue recoger sobre su vida y las circunstancias de la muerte.
A la lista provisional realizada anualmente por la Agencia Fides, siempre hay que añadir la larga lista de aquellos muchos, de los cuales tal vez nunca se tendrá noticia o de los que ni siquiera se sabrá el nombre, que en todos los rincones del planeta sufren y pagan con sus vidas, su fe en Jesucristo. (SL) (Agencia Fides 30/12/2015)

VATICANO - Lista de los agentes pastorales asesinados en el año 2016

Friday, 30 December 2016
Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - En el año 2016 han sido asesinados en todo el mundo 28 agentes pastorales católicos. Por octavo año consecutivo, el número más alto se ha registrado en América, incrementándose dramáticamente el número de religiosas asesinadas, que este año son 9, más del doble en comparación con el año 2015.
Según la información recopilada por la Agencia Fides, durante el año 2016 han sido asesinados de forma violenta 14 sacerdotes, 9 religiosas, 1 seminarista y 4 laicos. En cuanto a la división continental, en América han sido asesinados 12 agentes de pastoral (9 sacerdotes y 3 religiosas); en África han perdido la vida 8 agentes de pastoral (3 sacerdotes, 2 religiosas, 1 seminarista y 2 laicos); en Asia han sido asesinados 7 agentes de pastoral (1 sacerdote, 4 religiosas y 2 laicos); en Europa ha sido asesinado 1 sacerdote.
Como viene sucediendo en los últimos años, la mayor parte de los agentes pastorales han sido asesinados como resultado de intentos de robo o hurto, y en algunos casos agredidos con ferocidad, una señal del clima de decadencia moral, de pobreza económica y cultural, que genera violencia y desprecio por la vida misma.
En estas situaciones, similares en todas las latitudes del mundo, los sacerdotes, las religiosas y los laicos asesinados formaban parte de esas personas que denuncian a gritos la injusticia, la discriminación, la corrupción, la pobreza, en el nombre del Evangelio. Por esta razón también ellos lo han pagado con dolor, como en el caso del sacerdote José Luis Sánchez Ruiz, de la diócesis de San Andres Tuxtla (Veracruz, México), secuestrado y luego liberado con “signos evidentes de tortura”, según un comunicado de la diócesis. En los días anteriores al secuestro había recibido amenazas, sin duda por su dura crítica contra la corrupción y el crimen rampante (véase Fides 14/11/2016). Como ha señalado el Papa Francisco en la fiesta del primer mártir San Esteban, “el mundo odia a los cristianos por la misma razón que odiaba a Jesús porque Él trajo la luz de Dios y el mundo prefiere la oscuridad para ocultar sus malas obras” ( Ángelus 26.12.2016).
Todos ellos vivían en la vida cotidiana dando su testimonio: administrando los sacramentos, ayudando a los pobres y los marginados, cuidando de los huérfanos y de los drogadictos, siguiendo proyectos de desarrollo o simplemente tendiendo la mano a quienes pudiesen necesitarlo. Algunos fueron asesinados por las mismas personas a las que ayudaban. Es difícil que las investigaciones llevadas a cabo por las autoridades locales puedan conducir a la identificación de los autores o de los instigadores de estos homicidios o ha descubrir los motivos.
Genera gran preocupación la suerte de los agentes pastorales secuestrados o desaparecidos, de los cuales no se han recibido noticias desde hace tiempo.
La lista anual de Fides, que sin duda es incompleta, no se refiere sólo de los misioneros 'ad gentes' en sentido estricto, sino a todos los agentes pastorales asesinados de forma violenta. No se utiliza el término “mártires”, si no sólo en su sentido etimológico de “testigos” para no entrar en el juicio que la Iglesia podrá dar a algunos de ellos, y también por las pocas noticias que se consigue recoger sobre su vida y las circunstancias de la muerte.
A la lista provisional realizada anualmente por la Agencia Fides, siempre hay que añadir la larga lista de aquellos muchos, de los cuales tal vez nunca se tendrá noticia o de los que ni siquiera se sabrá el nombre, que en todos los rincones del planeta sufren y pagan con sus vidas, su fe en Jesucristo. El Papa Francisco nos recuerda a menudo que “Hoy en día hay cristianos asesinados, torturados, encarcelados, sacrificados porque no reniegan a Jesucristo”... “los mártires de hoy son más numerosos que los de los primeros siglos”. (SL) (Agencia Fides 30/12/2016)

VATICANO - Los Misioneros asesinados en el año 2017

Thursday, 28 December 2017

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - En el año 2017 han sido asesinados en todo el mundo 23 misioneros: 13 sacerdotes, 1 religioso, 1 religiosa, 8 laicos. Según la división continental, por octavo año consecutivo, el número más alto se ha registrado en América, donde han sido asesinados 11 misioneros (8 sacerdotes, 1 religioso, 2 laicos); junto al que se sitúa también África, donde han sido asesinados 10 misioneros (4 sacerdotes, 1 religiosa, 5 laicos); en Asia han sido asesinados 2 misioneros (1 sacerdote, 1 laico). Desde el 2000 al 2016, según los datos recogidos por la Agencia Fides, han sido asesinados en el mundo 424 misioneros, de los cuales 5 obispos.

La lista anual de Fides desde hace tiempo, no se refiere sólo a los misioneros 'ad gentes' en sentido estricto, sino que trata de registrar a todos los agentes pastorales fallecidos de forma violenta, sin que se trata expresamente por “odio a la fe”. Por ello preferimos no utilizar el término “mártires”, si no sólo en su sentido etimológico de “testigos” para no entrar en el juicio que la Iglesia podrá dar sobre algunos de ellos de forma eventual, y que de igual modo tratamos de documentar en este mismo contexto anual.

Muchos misioneros han sido asesinados durante intentos de secuestro o robo, realizados con gran ferocidad, en contextos de pobreza económica y cultural, de degrado moral y ambiental, donde la violencia y el desprecio por la vida misma son casi las normas de comportamiento, en la falta total de respeto por la vida y por cada uno de los derechos humanos. En todas las latitudes del mundo, los sacerdotes, las religiosas y los laicos comparten la misma vida cotidiana con la gente común, llevando consigo el valor específico de su testimonio evangélico como un signo de esperanza. Los asesinados son solo la punta del iceberg, ya que es larga la lista de trabajadores pastorales, o de simples católicos, agredidos, golpeados, robados, amenazados, como también lo es la de las estructuras católicas al servicio de toda la población, atacadas, vandalizadas o saqueadas. A la lista provisional realizada anualmente por la Agencia Fides, siempre hay que añadir la larga lista de aquellos muchos, de los cuales tal vez nunca se tendrá noticia o de los que ni siquiera se sabrá el nombre, que en todos los rincones del planeta sufren y pagan con sus vidas, su fe en Jesucristo.
Los asesinos de sacerdotes o religiosas raramente son identificados o condenados. Pero es ejemplar la condena del instigador del asesinato del misionero español Vicente Cañas, asesinado en Brasil en 1987. En el primer juicio, celebrado en 2006, los acusados fueron absueltos por falta de pruebas; pero el nuevo juicio del 29 y 30 de noviembre condujo a la condena del mandante principal, el único sobreviviente de los acusados. (SL) (Agencia Fides 28/12/2017)

MISIONEROS ASESINADOS EN EL AÑO 2018

EUROPA/ALEMANIA - El capellán de la comunidad católica francófona en Berlín asesinado
Saturday, 24 February 2018

Berlín (Agencia Fides) – Don Alain-Florent Gandoulou, sacerdote congoleño, que era el capellán de la comunidad católica francófona de Berlín, ha sido asesinado la noche del jueves 22 de febrero. Según la información divulgada por las autoridades, parece que se produjo una discusión violenta en su oficina, alguien llamó a la policía que al llegar al lugar encontró solo el cadáver del sacerdote. La policía ha arrestado a una persona sospechosa de asesinato, pero las investigaciones aún deben aclarar las razones y la dinámica del crimen.
La dirección de las comunidades católicas francófonas en el mundo (Communautés catholiques francófons dans le monde) ha informado que el Vicario general de Berlín celebrará mañana la misa en la que se reúne la comunidad católica francesa todos los domingos, en sufragio de don Alain-Florent, cuyo funeral se celebrará en Brazzaville, una vez que su cuerpo sea repatriado. El sacerdote, de hecho, pertenecía a la Archidiócesis de Brazzaville, donde había sido ordenado en 1991. Fue enviado a Alemania en 1997, donde permaneció unos años antes de ser transferido a Francia. Hace algunos años regresó a Alemania como capellán de la comunidad francófona.
“Católicos francófonos de la diócesis de Berlín, belgas, canadienses, franceses, de las islas del océano, de Suiza, procedentes de varios países africanos, e incluso alemanes u otros europeos de habla francesa, que vivimos en Alemania desde hace mucho tiempo o desde hace poco, en esta región de Brandenburgo o en Berlín - había escrito Don Alain-Florent en el sitio de la capellanía -. Sabemos que en la Iglesia 'no hay extranjeros', estamos en casa. La diócesis de Berlín nos da la bienvenida y nos ayuda sosteniendo nuestra comunidad, nuestra parroquia, nuestra necesidad del Evangelio”. La “parroquia francófona de Berlín” existe desde 1945, primero como parroquia militar, luego en 1994 se convirtió en parroquia civil y acoge a todos los católicos francófonos de Berlín y de la región. (SL) (Agencia Fides 24/02/2018)

No hay comentarios:

Publicar un comentario